Archivo de la etiqueta: Malala Yousafzai

Regalos a Malala

Estándar

A estas alturas ya sabemos todas que Malala se recupera favorablemente en el hospital de Birmingham, en el Reino Unido. Su padre, un señor adorable (como suelen ser los pakistanís), en una rueda una rueda de prensa ayer en Birmingham dijo:

“Cuando ella cayó, Pakistan se mantuvo en pie y se levantó”. “Es un punto de inflexión. En Pakistán, por primera vez todos los partidos políticos, Urdus, Cristianos, Sikhs, todas las religiones han rezado por mi hija. (…) No es sólo mi hija, es la hija de todos, la hermana de todos”.

Rueda de prensa, en inglés, con subtítulos en castellano .

Y es que Malala ya se levanta, habla y ¡estudia! Lo único que le ha pedido a su padre que le lleve son sus apuntes para no poder presentarse a sus próximos examenes.

Postales y Donativos para  Malala Yousafzai.

Si queréis mandar una postal o un donativo, se pueden seguir estos pasos. Por favor no llamar ni mandar emails al hospital

Postales, cartas y regalos. Por favor, tened en cuenta que no se aceptan flores:

Se pueden mandar a la siguiente dirección:

“For Malala”
c/o Pakistan Consulate Birmingham
2-26 Constitution Hill
Hockley
Birmingham, B19 3LY

Donativos

No me importa tener que sentarme en el suelo. Todo lo que quiero es una educación. Y no le tengo miedo a nadie”

En el hospital se ha organizado un fondo para recoger donativos para apoyar a Malala. Cuando se recupere se le preguntará cómo quiere que se inviertan.

Para donar hay que hacer click sobre “QEHB Charity donation form”, poner tus datos y seleccionar “Malala Yousafzai”

Mensajes Online

No tienes que mandar una postal para mostrar tu apoyo. Haciendo clic en este link le puedes dejar un mesnaje a Malala en la web. Cuando esté más recuperad apara leerlos, se le pasarán todos los mensajes.


Manifestación en apoyo de Malala Yousufzai en Peshawar, Pakistan. Los carteles dicen: Malala, hermana, estamos orgullosas de ti. Image: Ashfaq Yusufzai/IPS

Malala Yousafzai: Cometieron dos errores.

Estándar

Como la mayoría de vosotras, estos días he estado pendiente de las noticias con el corazón en un puño. Como todos sabemos, nos desalmados tirotearon a Malala Yousafzai el pasado 9 de octubre, dos tiros: uno en el cuello, otro en la cabeza. 

Tenía 14 años y volvía del colegio en el autobús, como cualquier niña de su edad… o al menos, como nosotros (porque aquí sí hay un nosotros y un vosotros) creemos que es normal. Pero no lo es… si lo fuese, el cráneo de Malala no necesitaría una placa de titanio, Aminstía Internacional no tendría una campaña para que las niñas fuesen al colegio, no habría colegios sólo para niños, las mujeres podrían estudiar… vamos, nada que no sepamos y nada que no veamos todos los días en el periódico con algún otro caso de corrupción. Por favor, no confundamos el derecho a la formación con absurdos preceptos religiosos. No tienen nada que ver. Ninguna religión permite disparar a bocajarro a una persona, por lo tanto esta gente no son religiosos, son extremistas y los extremistas (de derechas, de izquierdas, islámicos, católicos o hedonistas) son todos muy peligrosos.

En el caso de Malala, tiene la curiosa connotación de que ocurre en un momento histórico más que

emocionante. Como con el invento de la imprenta, la revolución industrial o la invención de la rueda, Internet abre unas puertas que no es que sobrepasen barreras, es que las esquivan. Así nacen movimientos como el 15M, Toma el Congreso, Occupy Wall Street y muchos otros. Así nacen comunidades de ecología, de reciclaje, de vida sana o incluso de amantes del swing, del rockabilly o de la tropofagia… hay una infinidad de asociaciones y de redes de personas que se buscan y se encuentran. Los escépticos también hablarán de redes de prostitución, pederastía, fomento de la bulimia, anorexia, guías para hacer tu propio cócktail molotov en casa… pero siendo realistas, las asociaciones positivas han superado a esas otras menos constructivas que el estado utiliza como excusa para intentar censurar internet… aunque eso es otro debate.

La ironía de esto es que antes de que a la señora Yousafzai le insertaran dos balas en el cuerpo, era alguien conocido en su entorno (porque seamos sinceras, ¿quién había oído nada de ella con anterioridad?), cuyas palabras carecían de la repercusión social que ha conseguido, pese a haber sido galardonada multitud de veces, haberse reunido con políticos, haber representado a UNICEF, que Desmond Tutu la nominase para el Premio Infantil Internacional de La Paz. Estaba consiguiendo demasiado estatus y su voz s eempezaba a oir demasiado, así que los Talibanes decidieron acabar con ella antes de que alcanzase sus sueños. “¿Muerto el perro, se acabó la rabia?”. Ya no. Internet nos une más que nunca, lo que sube a internet, queda en internet, palabras que cuentan historias, que destapan frustraciones, que levantan ampollas y que despiertan empatía y por lo tanto, accionan algo en nuestro interior. Y este medio, queridas, nos abre las puertas al poder. Las mujeres típicamente no funcionan bajo estrictas jerarquías de poder, que son de base patriarcal, como las bíblicas o las propias del estado. Historicamente se ha vivido en la falacia de que lo contrario al patriarcado es el matriarcado. Pero en realidad lo contrario al patriarcado es la red social, donde las mujeres funcionan no con una jerarquía, sino con multitud de interacciones colaborativas que tejen una red, de forma que nos alejamos cada vez más del paradigma del patriarcado y aunque la idea quede tan lejana de la idea de estructura estatal que parezca una anarquía, no lo es. La anarquía funciona sin reglas, aquí hablamos de una serie de sutiles interacciones que se convierten en una comunidad poderosa, sólida y omnisciente con sus propias reglas y términos de uso, como tiene cualquier otra comunidad.

Aquí os dejo el link a su blog (ojo, se acabó de escribir en 2009)

http://news.bbc.co.uk/1/hi/world/south_asia/7834402.stm

El link a una entrevista con la BBC (en inglés).

En breve comenzaré a traducir su blog en este mismo sitio, por desgracia mi nivel de Pashto no es particularmente alto, así que al no ser que surja alguna colaboradora que me lo traduzca al inglés o me indique dónde puedo encontrar la traducción al inglés (cosa que no sería de extrañar), vamos a tener que leer entradas pasadas. Para eso y para seguirle de cerca, he creado otra entrada llamada Malala Yousafzai donde seguiremos las andanzas de esta chica porque desde luego, es alguien a quien vale la pena tener muy presente.

Que tengáis un fin de semana estupendo.

Calzascortas.