Archivo de la etiqueta: hay que joderse

Los chicos puente… y otros traspiés.

Estándar

Hoy he descubierto “La teoría de los chicos puente” y tras unas horas he desarrollado “la teoría de los chicos caballo”.

La primera se refiere a relaciones de pareja en las que un chico (o chica, me permito simplificar) ejerce de puente entre una relación y otra o entre un momento y otro de tu vida. Esos cambios conllevan que la relación con esta persona acabe en contra de nuestra voluntad.  Por los chicos puente tenemos una debilidad a pesar de saber que nunca va a llegar a nada. Es inevitable, es la necesidad humana de cerrar círculos de la Gestalt o como diría Clint Eastwood, de no dejar cabos sueltos. Me pregunto si habrá algo más egoísta detrás como la necesidad de ser aceptados por nuestros ex-algos. Se les reconoce porque de ellos se dice “qué será de x, con lo majo que era”, porque se hacen búsquedas en google de su nombre y porque no nos molestaría saber que tienen pareja.

Me he acostado pensando en la teoría del chico puente y he desarrollado la idea del chico caballo. Creo que hay veces que Papá Noel no nos trae lo que queremos, en esos casos ya una que está curtida por la vida, ya vé si tira el mierdiregalo o sencillamente, pasa. Pero claro, la niña todavía quiere un caballo… luego hay otras veces que a ti no te traen el caballo: Peor; Te llevan a la feria y juegas con él, te lo enseñan, te dejan cepillarlo, subirte, le pones nombre, te haces su amiga  y luego te dicen “Uy, pero esto, no es para tí; no lo puedes tener”. Y Jode. Y claro la niña crece con la idea del caballo que no ha tenido. Y en realidad sabemos que si Papá Noel no fuese tan mamón y nos hubiera traído el caballo desde un principio, ahora el caballo estaría ya muerto y nos acordaríamos de sacar mierda a palazos más que del concepto idealizado que teníamos a los 4 años. Pero como no nos lo trajo y encima nos lo enseñó, pues ahí estamos,  dándole vueltas a comprarnos el caballo… o al menos, a tenerlo como amigo. Se les reconoce porque el contacto con ellos produce el síndrome del móvil que quema, porque como adultos sabemos que sólo sería realista o posible bajo parámetros improbables, y sobre todo porque nos negamos a aceptar que “no puede ser” porque no queremos que sea.

Lección: NO SE PUEDE TENER UN CABALLO SIN LIDIAR CON MIERDA A PALAZOS. ¿QUIERES RECOGER MIERDA A PALAZOS?

¿NO?

PUES NO HAY CABALLO.

Y para los que andáis levantando la ceja, como diría Chavela “Nooooo, no lloro… pero me acuerdo”.

(haciendo clic en el CC se pueden poner subtítulos es castellano)

Anuncios