Archivo de la etiqueta: feminismo

Apocarse

Estándar

Conste que mi feminismo no tiene límites, pero,una cosa es que vivamos en un patriarcado y otra muy distinta es que colaboremos en su permanencia. Hay actitudes típicas macho alfa que necesitan de nuestra sumisión para perpetuarse. Así las cosas, se nos enseña que poco podemos hacer ante un hombre. Sabías que en el 80% de las agresiones callejeras a mujeres la mujer no presenta resistencia activa? OJO!!!! Que eso no quiere decir que nos guste, quiere decir que entra en shock, no sabe qué hacer y no reacciona, una reacción muy humana y lógica en una situación violenta.

Pero, chikidús, no es lo mismo que a una le asalten en grupo de madrugada que cuando un obrero te dice que eso sí que es carne y no lo que pone su madre en el cocido. No lo es. Pese a ser parte del mismo iceberg. Y como en todo iceberg, es cuestión de ir echándole la ginebra poco a poco, así que hay que dejar de apocarnos: hay que contestar, hay que reaccionar, porque el no hacerlo no es sino sumisión. Y el sometimiento, consensuado, en casa y con mucho bondage.

Así las cosas, he decidido hacer una Guía Concisa Para Situaciones Concretas.

1. Qué hacer si te tocan el culo en un bar. Esto es fácil, una mera cuestión de reflejos, queridas, te giras y le escupes directamente con todas tus ganas. Y no me vale lo de “que no, que ha sido él!” Si está al lado es su amigo y por lo tanto por la ley del “dime con quien andas…” tan gilipollas como el primero, la frente bien alta, seguro que se lo merece. Así que si te sale con “Eeeh, que ha sido éste!” Le dices que la que le escupió fue el de al lado tuyo. Tal cual.

2. Ante un pajero. Esto no lo entiendo, que te apunten con un AK47 da miedo. Un pene erecto, hermanas, no da miedo. Los habéis visto antes y no habéis huído despavoridas, que lo sé. Ahí ya cada una, llamar a la policía, insultar, humillar, irse, robarle el móvil… Up to you. Pero asustarse por un pene? Hayase visto!

3. “O me das un beso o no pasas“. A ver, esta lista quién la ha escrito? Los guionistas de Lío en el Instituto?. Aquí cabe un clásico “Tú eres tonto o qué te pasa?”. O, si os late, pues oye, en bandeja porque cada una hace con su almendra lo que quiere y puede y si te va el rollo “idiota en WC”, pues adelante.

4. El restriegacebolleta. Qué horror! Que te restrieguen la cebolleta es de lo más asqueroso hace falta estar muy a rebentar. Ayer recordaba a una mujer de avanzada edad que en el bus 82 que ante un restriega-mano, le agarró la mano se la puso donde la pierna pierde su casto nombre y le gritó: “Ale, ya has tocado coño y ahora qué?!?”.

5. Que le pidan disculpas a tu acompañante masculino. Ahí lo tienes porque ya se dió cuenta de que la cagó. “Las disculpas a mí, que era mi culo, a él para lo físico “. Este individuo actúa igual en el trabajo; sencillamente no trates con él. Yo tuve que ir a cinco abogados hasta que di con uno que me hablaba a mi además de a mi pareja.

6. Para los obreros y borrachos de barra de bar que dicen obscenidades
sólo tengo seis palabras, aprendidas en 0.5 segundos, de la pequeña gran Aida (la gemela mala, conocida por “este es mi espacio personal, como lo vuelvas a invadir te meto con la polla“) “Me vas a comer la polla!” Así a grito pelao y para que lo oigan sus compañeros. No falla.

7. Que te llamen churri / chata / bonita / guapa / cariño. Pues al no ser que sea no sólo machista, sino tonto del culo, que es probable, esta cita del Dr. Calvo, catedrático en letras va que ni pintada “Caballero, pero usted y yo en alguna ocasión hemos tomado sopas juntos? No verdad? Pues hágame el favor de dirigirse a mi adecuadamente“.

Porque apocarse es como jurar y rezar, toma valor en el valor de la palabra y aunque suene duro, a veces hay que tomar al tonto por los cuernos y demostrar verbalmente que no se nos puede avasallar. Porque en esta guerra que llevamos tan perdida, no nos podemos permitir ir perdiendo más batallas y la delicadeza y fragilidad femeninas son un constructo patriarcal diseñado para prolongar su perpetuación a base de nustra sumisión.

Y cuidadín, que una cosa es alagar y otra avasallar y son bien distintas, que el que hace un cumplido o te busca tema, no merece una patada cojonera. Que la especie no se reproduce por esporas!

Pd. me perdonaréis la puntuación, tengo un día tecnológicamente difícil.

IMG_2018.JPG

Lactancia, Cuerpo, Sexo y Patriarcado (y más sexo, gracias).

Estándar

Cuatro  temas ya suficientemente complejos como para además, combinarlos. Pero hoy me siento ambiciosa.

Empecemos pues, por lo más sencillo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la lactancia materna se extienda hasta los dos años de edad. Sí, hasta los dos años, cuando el niño-a ya anda, corre y come. Nada de leche deslactosada ni leche de vaca… Y es que al fin y al cabo, somos mamíferos. Los beneficios de la lactancia materna son muchos y muy conocidos, la leche cambia de composición para adaptarse a las necesidades de nuestro hijo-a y siempre es el mejor alimento. Como la OMS en un principio ni gana ni pierde con esta afirmación, la tomaremos por válida.

leches

“Pues yo he tomado siempre leche de vaca y…”. Mick Jagger ahí está, más fresco que una rosa y…

 

O mi familia es muy rara o durante nuestra infancia (incluso más allá) se nos insistía en que tomásemos mucha leche (de vaca). Es decir, de vaca sí y de humano, no. ¿Pero no somos mamíferos? Para mí, si lo pienso lo asqueroso es tomar leche de vaca sin ser ternero. ¿Cómo va a ser mejor que un niño tome leche diseñada para terneros que para niños? Y luego una pasada por el supermercado y hay leche específica para perros y gatos “porque la de vaca no les sienta bien” ¿Estamos locos?

Sin embargo, la idea de amamantar a un niño (que ya no es bebé) produce repulsión en un gran número de personas. Mi suegra no dió pecho porque

¿Editor o imbécil?

¿Editor o imbécil?

(literalmente) le hacía sentir como una vaca. Consuelo Hayden (De Madre a Comadre)  relataba cómo su médico le insinuaba que tenía un transtorno compulsivo obsesivo. La revista HIPMAMA es censurada en EE.UU. por mostrar en portada a una mujer alimentando a su hijo (entendemos que por impúdica) y la mayoría de las personas, ante la idea de que un niño succione el pezón de su madre pone cara de haber pisado una caca apestosa. Incluso, y de aquí este post, a mí me ha producido una sensación muy extraña, entre “inapropiado” e “incestuoso”.¿Pero por qué?¿Por qué si somos mamíferos?¿Por qué si es lo natural?¿Por qué, cuando sé que es lo mejor para ella y para mí? Y entonces, analizando mi propio discurso descubro palabras de gran connotación sexual en un contexto meramente materno-doméstico. ¿Es sexual que un niño tome leche de su madre?

Veréis, yo no creo que ese sea el problema, sino que son nuestros pechos los que van cargados de sexualidad. Veamos si no los escándalos que se producen cuando a una mujer se le sale un pecho. Carajo, Iggy Pop, Keith Richards, Slash, Anthony Kiedis -Red Hot Chilli Peppers-, y un largo etc., llevan media vida sin camiseta y nadie se escandaliza. Pero claro, son hombres: Pecado original, manzana, Sharia, SN TDS NS PTS, bla, bla, bla.

Pues como me está quedando bastante largo, sintetizaré el resto: Mis tetas son mías. Mías. Y su función es mi decisión y si en un año decido que por salud, o porque me gusta tener intimidad con mi hija son para darle comida a ella, me pasaré por el quinto forro las opiniones de los que creen que las bubis son sólo para jugar con ellas (que también). Que las mujeres no somos objetos sexuales, somos personas con capacidad de decisión (aunque esto le joda al patriarcado) y nuestro cuerpo no está al servicio de nadie.

 

Y chicas, si alguien os critica, por amamantar o por no hacerlo, os animo a no discutir, sino a ponerle esta cara

tongue

y contestarle: “Rebota, rebota y en tu culo explota”

(es toda la explicación pertinente)

Malala Yousafzai: Cometieron dos errores.

Estándar

Como la mayoría de vosotras, estos días he estado pendiente de las noticias con el corazón en un puño. Como todos sabemos, nos desalmados tirotearon a Malala Yousafzai el pasado 9 de octubre, dos tiros: uno en el cuello, otro en la cabeza. 

Tenía 14 años y volvía del colegio en el autobús, como cualquier niña de su edad… o al menos, como nosotros (porque aquí sí hay un nosotros y un vosotros) creemos que es normal. Pero no lo es… si lo fuese, el cráneo de Malala no necesitaría una placa de titanio, Aminstía Internacional no tendría una campaña para que las niñas fuesen al colegio, no habría colegios sólo para niños, las mujeres podrían estudiar… vamos, nada que no sepamos y nada que no veamos todos los días en el periódico con algún otro caso de corrupción. Por favor, no confundamos el derecho a la formación con absurdos preceptos religiosos. No tienen nada que ver. Ninguna religión permite disparar a bocajarro a una persona, por lo tanto esta gente no son religiosos, son extremistas y los extremistas (de derechas, de izquierdas, islámicos, católicos o hedonistas) son todos muy peligrosos.

En el caso de Malala, tiene la curiosa connotación de que ocurre en un momento histórico más que

emocionante. Como con el invento de la imprenta, la revolución industrial o la invención de la rueda, Internet abre unas puertas que no es que sobrepasen barreras, es que las esquivan. Así nacen movimientos como el 15M, Toma el Congreso, Occupy Wall Street y muchos otros. Así nacen comunidades de ecología, de reciclaje, de vida sana o incluso de amantes del swing, del rockabilly o de la tropofagia… hay una infinidad de asociaciones y de redes de personas que se buscan y se encuentran. Los escépticos también hablarán de redes de prostitución, pederastía, fomento de la bulimia, anorexia, guías para hacer tu propio cócktail molotov en casa… pero siendo realistas, las asociaciones positivas han superado a esas otras menos constructivas que el estado utiliza como excusa para intentar censurar internet… aunque eso es otro debate.

La ironía de esto es que antes de que a la señora Yousafzai le insertaran dos balas en el cuerpo, era alguien conocido en su entorno (porque seamos sinceras, ¿quién había oído nada de ella con anterioridad?), cuyas palabras carecían de la repercusión social que ha conseguido, pese a haber sido galardonada multitud de veces, haberse reunido con políticos, haber representado a UNICEF, que Desmond Tutu la nominase para el Premio Infantil Internacional de La Paz. Estaba consiguiendo demasiado estatus y su voz s eempezaba a oir demasiado, así que los Talibanes decidieron acabar con ella antes de que alcanzase sus sueños. “¿Muerto el perro, se acabó la rabia?”. Ya no. Internet nos une más que nunca, lo que sube a internet, queda en internet, palabras que cuentan historias, que destapan frustraciones, que levantan ampollas y que despiertan empatía y por lo tanto, accionan algo en nuestro interior. Y este medio, queridas, nos abre las puertas al poder. Las mujeres típicamente no funcionan bajo estrictas jerarquías de poder, que son de base patriarcal, como las bíblicas o las propias del estado. Historicamente se ha vivido en la falacia de que lo contrario al patriarcado es el matriarcado. Pero en realidad lo contrario al patriarcado es la red social, donde las mujeres funcionan no con una jerarquía, sino con multitud de interacciones colaborativas que tejen una red, de forma que nos alejamos cada vez más del paradigma del patriarcado y aunque la idea quede tan lejana de la idea de estructura estatal que parezca una anarquía, no lo es. La anarquía funciona sin reglas, aquí hablamos de una serie de sutiles interacciones que se convierten en una comunidad poderosa, sólida y omnisciente con sus propias reglas y términos de uso, como tiene cualquier otra comunidad.

Aquí os dejo el link a su blog (ojo, se acabó de escribir en 2009)

http://news.bbc.co.uk/1/hi/world/south_asia/7834402.stm

El link a una entrevista con la BBC (en inglés).

En breve comenzaré a traducir su blog en este mismo sitio, por desgracia mi nivel de Pashto no es particularmente alto, así que al no ser que surja alguna colaboradora que me lo traduzca al inglés o me indique dónde puedo encontrar la traducción al inglés (cosa que no sería de extrañar), vamos a tener que leer entradas pasadas. Para eso y para seguirle de cerca, he creado otra entrada llamada Malala Yousafzai donde seguiremos las andanzas de esta chica porque desde luego, es alguien a quien vale la pena tener muy presente.

Que tengáis un fin de semana estupendo.

Calzascortas.

¡Sacadme de aquí!

Estándar

Gallardón haciéndome ojitos desde la otra parte de la habitación. Ay… Gallardón, ven aquí moreno, que si tú me haces mujer ¡yo te hago hombre! La iglesia católica pide volver al diezmo, las  mujeres no somos mujeres hasta que no somos madres, como las perras, por lo cual van a limitar la ley del aborto, porque ya que nos dicen qué tenemos que hacer para sentirnos realizadas, lo lógico es que legislen en nuestros úteros. Lo siguiente correíta y nos sacan. Para eso son hombres y saben más, chicas. Strauss-Kahn no sólo tiene nombre de dragón sino que efectivamente es un proxeneta más (y de los malos de cómic) aunque a Diallo, la mujer violada meses atrás nadie parece pedirle disculpas, claro, como era del servicio de habitaciones pertenecía a la plebe y esto es evidentemente su derecho de pernada. Hablando de proxenetas y cadenitas, la última moda es tatuar un código de barras a las chicas a las que se fuerza a ejercer la prostitución. La mayoría de los estadounidenses piensan que la sanidad universal es inmoral, ya sabéis hermanas, si vais apretadas de dinero, a parir en casa, id calentando toallas, si no sabéis muy bien como hacerlo la Cruz Roja edita un manual para Mali que no está nada mal, eso sí el riesgo está en morir si hay complicaciones, pero bueno, muere una pobre ¡qué más da! Y lo peor, Camps acapara la Telva. ¿Queda algo sagrado? 

Por suerte han encontrado un montón de planetas habitables y si el único problema es la temperatura, con el nuevo tejido de Gore Tex y un buen aire acondicionado, seguro que es más llevadero que toda esta panda de gilipollas.