Archivo de la etiqueta: adopción

Resurrección de Calzascortas

Estándar
Resurrección de Calzascortas

Bueno, han sido muchos meses en off. Hoy es Jueves de Calza-Resurrección.

Cuando empecé este blog pretendía ser una crónica de nuestro proceso de adopción, estábamos recibiendo formación para ser familia educadora de menores en tutela estatal y a través de ellos pretendíamos adoptar.

Pero una tarde de primavera explotaron tantas cosas en el sofá al darnos cuenta de que nuestra casa ya no era hogar, que pensamos que lo mejor que podíamos hacer sería dinamitarla entera. Decidimos hacer limpieza vital y tirar a la basura todo lo que no nos gustaba de nuestras vidas, inevitablemente hubo daños colaterales y también tiramos otras cosas valiosas, para hacer espacio. Y es que a veces menos es más y la felicidad viaja ligera de equipaje.

O sin ser tan críptica: lo mandamos todo al garete menos lo que nos cupo en dos maletas y nos fuimos a vivir a México.

Pero eso no es todo. Unas semanas antes de irnos (habiendo perdido mi visa y mi billete por motivos burocráticos) sufrí una hemorragia tremenda. Dos UCIs y muchos goteros después me diagnosticaron embarazo de casi tres meses (pese a la hemorragia y pese a los anticonceptivos). Volar o no volar, esa era la cuestión.

Hoy Momo tiene los ojos grises y nacionalidad Mexicana. Y hoy empieza, oficialmente, el segundo embarazo de Elefante. Hemos decidido tramitar la residencia permanente que nos permitiría volver a empezar por segunda vez el proceso de adopción, esta vez desde México Lindo y Querido.

Bienvenidos a nuestro segundo embarazo de paquidermo.

Pd. La imagen es de Momo.

20140501-092614.jpg

Anuncios

Sobre las Acogidas vol. I

Estándar

Esta publicación quizás la debería de haber escrito hace tiempo.

Como sabéis, hemos estado considerando tramitar una adopción nacional. Ha sido casi una tarea de investigación en la que hemos ido profundizando poco a poco y que ha cambiado la forma en la que miramos el espinoso tema de los menores en manos del estado. Hemos corregido concepciones equivocadas, hemos aprendido sobre realidades que no sabíamos que existían y lo más difícil de explicar, hemos aprendido a entender y a valorar a ciertos sujetos que antes quedaban fuera de nuestra zona de desarrollo próximo.

He llegado a entender cómo una persona puede ser incapaz de cuidar a su hijo, como es rematadamente fácil el demonizar a estos padres injustamente. También el funcionamiento de servicios sociales (SS) es foco de muchas críticas por parte de padres biológicos y adoptivos y como dice el refranero “cuando el río suena, agua lleva”. Nos hemos adentrado en la maraña de documentación, responsabilidades e intereses que conciernen a todas las partes implicadas en la adopción, que si bien no creemos que sea esa bestia de hacer dinero, al menos sí creemos que sea la bestia de no gastarlo.

No quiero con esto que nadie se sienta ofendido: la adopción es una opción lícita y muy, pero que muy valiente, particularmente la nacional.

Desde nuestro punto de vista la adopción internacional es un mundo aparte. De momento no es una opción que barajemos y por lo tanto no hemos indagado en el tema, pero existe una diferencia sustancial respecto a las adopciones nacionales.

En las adopciones nacionales los niños son sacados de sus familias biológicas. Y aquí yace el primer problema. Entendemos que haya ocasiones en las que esto sea necesario, pero SS necesita documentarlo. También necesitan valorar el impacto del trauma por separacíon para el menor. Es decir hay veces en las que el trauma de separarlo sería mayor que el trauma de dejarlo, así que en numerosas ocasiones SS proporciona apoyo a estas familias (por ejemplo un servicio de limpieza semanal, o les hacen y llevan la compra, visitas semanales de SS para corroborar que se siguen unas pautas, clases de Crianza en las que se explica cómo disciplinar sin violencia, etc.) para ver si apoyando a la familia se puede quedar el menor con su familia biológica. Es un requerimiento legal ya que cuando el caso se lleva al tribunal, SS ha de justificar que ha hecho todo lo posible. Mientras el tiempo va pasando y en muchas ocasiones el menor queda en manos de gente incapacitada para educar o criar y su trauma sigue aumentando. En este caso, los niños salen de sus casas ya con cierta edad y una historia a sus espaldas. Por eso mucha gente piensa que es mejor adoptar a niños más pequeños. Curiosamente las trabajadoras de SS siempre alertan sobre los riesgos de adoptar a gente tan pequeña. Por un lado las necesidad específicas del aprendizaje y del desarrollo no se pueden detectar hasta cierta edad. Es decir, el desarrollo verbal, por ejemplo, no se puede valorar hasta que el niño/a no empieza a hablar o incluso mucho más tarde, ya que la carencia de esta habilidad puede ser fruto de las circunstancias… o no. Por otro lado, cuando SS considera que al menor hay que sacarlo de la casa urgentemente y sin pasar por los trámites por los que pasan otros es porque como se dice vulgarmente “ha pasado algo muy gordo”, el nivel de trauma suele ser mucho mayor. Para dar un par de ejemplos en los que se vea claro: un menor que llega al sistema por desatención llega más mayor, pero cuando se saca a un niño de cinco años de casa, es plausible que haya sido víctima de una red de pederastia.

¿Y entonces qué pasa? El menor se pone en manos de SS, que a su vez se lo deja a una familia de acogida (de hecho, a varias, pero eso lo exploraré en otra publicación), ahí se valora el estado del menor, se le hace un perfil, se elabora un documento con su historial y en más o menos dos años se le adjudica una familia adoptiva (suponiendo que quiera ser adoptado), llegados a esta fase y tras unas visitas iniciales, el menor llega a casa de su familia adoptiva, SS corrobora que es un sitio adecuado para el menor y se firma la adopción ante el juez. A partir de este momento, es tan hijo/a tuyo como uno biológico. Pero no lo es, aunque tenga el mismo valor. Igual que hombres y mujeres no somos iguales, igual que existe diferencia entre distintas culturas, igual que un gato no es un perro ni una pera una manzana ¿Y SS? SS no quiere saber nada, ya que han tramitado la adopción para lavarse las manos y dejar de gastarse dinero (unas 150 libras diarias). No pidas apoyo, ya que recibirías el mismo que recibirías con un hijo biológico. Cuando el trauma causado con anterioridad a la adopción sale a la luz, no puedes pedir ayuda a profesionales, ni apoyo psicológico para ti o tu familia, ni terapia para él o ella. Así que mantén los dedos cruzados para que lo puedas pagar tú de tu bolsillo. Que no se me malinterprete: no es una cuestión de racanería, sino de posibilidades: no querría correr el riesgo de ver a nadie caer sin poder ayudarle.

…mañana más…

 

 

Ampútame la vida.

Imagen

To sever: amputar.

Nuni: Hola. Mi novio es británico y yo española. ¿Debo esperar una adopción más lenta por esto? ¿o podemos adoptar fuera de nuestra etnia?

Adoptados del RU: ¿Qué tal si en vez de amputarle legalmente a un niño SU PROPIA historia y herencia para FINGIR que es tuyo, hacemos lo decente y aceptáis a un niño SIN legalmente amputarle SU PROPIA historia y herencia?

Las intenciones.

Estándar

Hay dos cosas que nos comentó la trabajadora social, pero que obvié en el post anterior porque nosotros ya lo sabíamos.

1. Hay que conocer a los padres biológicos. Sí, así es. Llegado el día y el momento se organiza una quedada y pasamos

un par de horas juntos los padres biológicos, los adoptivos y la trabajadora social. La gran mayoría de padres acuden a esta cita. Más de los que acuden a despedirse de sus hijos en otra cita similar que también se organiza.

Los primeros días se te hace muy difícil imaginar que puedes quedar con alguien que le ha jodido la vida a un niño (que encima va a ser tu hijo) de sobremanera sin querer saltarle los dientes a cabezazos vascos. Oyes historias sobre los tipos más frecuentes de abuso, los visualizas, te pones en el lugar de la víctima,
Pero como dice la gran Toni Morrison, las historias no se cuentan con qués, dóndes y cuándos, sino en cómos y porqués. Empiezas a ver documentales, empiezas a conocer el perfil, los problemas de drogadicción, de auto estima, de violencia, de abusos… y la drogadicción no es necesariamente anterior al resto de los problemas, sino que con más frecuencia es posterior… al menos cuando las cosas se ponen realmente feas. piensas en cuántas veces te van a llamar del colegio porque a tu hijo/a se le haya  cruzado un cable y le haya dado una paliza injustificable a alguien… y la carne te pide venganza, coger una daga y deslizarse hasta su dormitorio por la noche… evitar que vuelva a tener más hijos de una vez por todas…

Una pareja tenía a un niño de cinco años que no hablaba, Servicios Sociales interviene y los padres explican que es normal, que ellos tampoco hablaron hasta muy tarde. Poco a poco vas percatándote de que tampoco ellos le hablan al niño. La madre le suplica a la trabajadora social alegando que ella no tuvo una buena infancia, que no sabe lo que es, que intenta aprender sobre la marcha, pero su novio no ayuda ¿Cómo la vas a odiar si no conoce otra cosa? Le quitan al niño (su primero, pero el cuarto hijo que se lleva servicios sociales para padre), empieza a hablar y deja de tener comportamientos violentos. Esta mujer, de evidentes necesidades especiales, decide, después de que su pareja la deje, ceder la custodia también a su segundo hijo recién nacido a cargo de servicios sociales.

Supongo que sus decisiones no son tan “decisiones”, como “no-decisiones”.  Una no hace lo que quiere, sino lo que puede con el vagaje que la vida la ha dado.

2. Tienen que pedir referencias a ex-parejas.

Esto es para corroborar que no eres una persona agresiva ni violenta y que no representas un riesgo en cuanto a violencia doméstica se refiere. La trabajadora social me lo dijo tranquilamente, como quien dice “y prepara unas tapas para el domingo, que vengo con mi marido“. Le preguntó a Michael si sería algún problema y M. le dijo que “No… a mi primera esposa la podéis contactar” (nota bene, se casó hace 22 años). Cuando puede hablar le dije que

¡PEOR ES MENEALLO!

No sería problemático: será divertido. También nos dijo que en la mayoría de ocasiones reciben mal feedback de las ex-parejas, pero que lo tienen que hacer de todos modos. En caso de que el feedback sea negativo o inexistente, piden que contactes con alguien que te conociese como pareja… ¿y porqué no empezamos por ahí?

 

18 meses y una bañera

Estándar
18 meses y una bañera

Cuando empecé a escribir este blog llamé a esta sección “El Embarazo de los Elefantes”. Los elefantes (africanos) tienen un período de gestación entre los 17 y los 24 meses, período tras el cual tienen una o dos crías. Como curiosidad, también alcanzan la fetilidad sobre los 13 años y viven unos 70 ¿Y porqué no “el embarazo de la elefanta”? Porque en este caso los dos estamos igual de embarazados.

Ayer tuvimos la primera visita de la trabajadora social. Me dio tiempo de arreglar TODO, menos reconstruir la valla del jardín, como entenderéis. Me costó dos red bulls, pero acabé de trastear a las 4, Michael llegó a las 4.30 y ella diez minutos más tarde… y echándole la culpa a las restricciones de velocidad de la autopista ¿preocupante quizás? No sé, os dejo con la idea…

Traía su propia bolsita de té, se sentó y básicamente repasamos juntos los datos básicos, dónde habíamos residido en los diez últimos años (para mirar antecedentes penales), trabajos, familia, expectativas, preferencias, etc. Hablamos de qué pensábamos sobre el contacto con los padres biológicos, el riesgo de que los nanos tengan necesidades especiales y no se les haya detectado por su corta edad, nuestras relaciones sociales…

También nos sirvió para visualizar la paciencia que tenía esta mujer, lo despacio que hablaba y el hecho de que estaba más preocupada en hablar que no en escuchar. De algunas cosas (y más bien importantes) sólo se percató la segunda vez que se lo dijimos…

Preguntas y respuestas.

P: Respecto al fondo étnico, ¿va a ser un problema que sea española o vamos a considerarlo como una adopción transracial?

R: No es un problema, evidentemente si hubiera algún niño/a con alguna conexión a España, sería un buen matching, de hecho hay un chico español que está adoptando y aunque él no lo sabe, tiene un matching hecho con un niño que tiene raíces españolas. Pero en Kent se han hecho muchas adopciones transraciales porque no es una cuestión de ser de cierta cultura, sino de tener los conocimientos culturales para acomodar a otra cultura en casa.

Reflexión: Seguimos prioritizando el origen étnico. Si no, por qué le hacen el matching con el niño medioespañol ¿de los cientos de niños que hay, éste es el más similar a él?

P: Creo que ya te lo he preguntado, pero de aquí, cuánto tiempo tenemos que esperar, más o menos? A modo de guía…

R: Pues aunqe me odiéis, unos 18 meses desde hoy. Tenemos que hacerlas más rápido, pero más o menos el tiempo de espera es ese. Haréis el curso en julio/agosto, luego la idoneidad… sí, unos 18 meses.

Reflexión: Por fin alguien nos concreta. Habíamos oído de todo, desde seis meses hasta tres años. La verdad es que mejor 18 que seis, así nos dará tiempo a hacer la cocina.

P: Como verás, no tenemos bañera, sino ducha ¿Va a ser un problema? En España es muy frecuente que las casas no tengan bañera, sino ducha, por los problemas medioambientales y por la sequía y culturalmente, duchamos a los nanos (¡qué pasa, miento cuando quiero!) o sea que no será un problema ¿verdad?

R: Para mí no lo sería, pero dependiendo de quién os toque sí puede serlo. Porque en este país a los niños no se les ducha, se les baña… y eso… puede ser un problema.

Reflexión: <Modo ironico> Qué bonito hacer otro cuarto de baño, no quepo en mí de ganas. </modo irónico>. Aunque hacen unas cosas superchulas… como el Mons Lavabo…

P: ¿Y ahora., qué? ¿Cuál es el siguiente paso?

R: Pues ahora yo con esto escribo un informe, os lo paso para que lo ratifiquéis o para que mostréis vuestra inconformidad si fuese el caso, se lo paso a mi supervisora y ella ya os contactará para deciros quién os va a llevar el tema de la idoneidad.

Reflexión: ¿Para qué has venido? ¿Un mes esperando y tres horas de entrevista para esto? ¿Para que te leas el formulario que te mandé? ¿No seŕia lógico creérselo desde el principio y ya en el proceso de idoneidad, el primer día hacer esto? Y yo personalmente, no tengo prisa alguna, pero mientras este proceso se alarga en el tiempo, alguien crece sin apego…

Nos vamos acercando peligrosamente…

Estándar

Me siento como la tortuga de Steinbeck en las Uvas de la Ira.

Hoy he recibido una carta del ayuntamiento diciendo que no pagamos el ibi el año pasado. DEUDA. Poca, pero deuda al fin y al cabo y a pagar en tres meses… tres meses de parón en el proceso.

(PÁNICO)

Lo primero que hacen en Servicios Sociales es un chequeo financiero y si tienes alguna deuda, del tipo que sea, se cancela la adopción. Strike 3, eliminado, sin preliminares.

Recuerdo que hoy estaba esperando una llamada de la trabajadora social para que nos diese fecha para la primera visita. El sentido común dice que lo primero que harán serán los chequeos financieros y de salud.

Solución: Coger el toro por los cuernos. Llamo a servicios sociales y pido hablar con mi trabajadora social (ahora que sé que tengo una). Para mi sorpresa la señora me contesta que NO tengo trabajadora social… en mi mente veo el documento volver a la primera mesa del primer despacho…

Le aseguró que sí que tengo, ya que el día 25 de abril a las 10.30 la señora P. W. me dijo que sí que tenía (hay que ver lo que se parende de un buen gestor). Efectivamente, tengo una y se llama S.W… pero no está en la oficina. Sí que está la mujer con la voz más aburrida de la historia, la que nos dió la charla en la primera reunión. Una que parecía que se le pudiese practicar cirugía en vivo sin que alterase el tono de voz. Ella me cuenta que no hay ningún problema, que no es significativo. 

(RESPIRO)

Aprovecho para sacar más información. Tenemos que cursar cuatro días de formación y me preocupa no saber cuándo serán hasta el último momento. No me quiere decir fechas porque no es mi trabajadora social, odio este secretismo para salvaguardarse las espaldas. Le explico que no necesito saberlas, pero que necesito saber más o menos cuando pueden ser, aunque luego cambien o vaya a otra sesión, porque trabajo con estudiantes y quiero dejarme los días libres o si no luego no podré ir.

(SORPRESA)

Agosto, de 6, 9, 12 y 14. Mayo está lleno, también Junio (casi que mejor, porque Junio no hubiese podido hacerlo).

Así que seguimos en el mismo punto, pero con más información.

PD: Disculpad que no celebremos el día del trabajador, el 52% de mi generación no tiene nada que celebrar. Gracias, Mariano, por darnos el toque de gracia. 

Reunión Informativa

Estándar

Ayer asistimos a la reunión informativa.

La verdad es que condensar el proceso de adopción en una hora es resumir mucho y por lo tanto aunque fue muy interesante, siguió sabiendo a nada. Es el problema de buscar toda la información de antemano, que luego esperas más…

Sorprendentemente éramos 19 parejas y tres madres solteras. Una de ellas me cayó especialmente bien, tenía mi corte y color de pelo y nada más verme me hizo una broma, me sonrió durante toda la reunión… espero que siga adelante (aunque se le veía una actitud muy positiva, yo creo que sí que seguirá) y que coincidamos en el futuro.

Respecto a minorías étnicas había una pareja transracial, con una mujer africana y el matrimonio sentado a mi lado eran indios. A parte de eso, un alemán con acento americano, una mujer polaca y servidora de ustedes.

Una hora de ir pasando el Powerpoint con la misma información que publica el Kent County Council, pero con la ventaja de que se pueden hacer preguntas. Pero uno de esos casos en los que el presentador lee las frases del powerpoint con la misma entonación… pensaba que M se dormía. Ese momento en el que ves la primera diapositiva y la presentadora dice “Empezamos. ¿Qué es la adopción? La adopción es el único proceso legal por el cual…” y tú piensas… “Madre de dios, ya ha puesto el tono neutro, como sea así durante dos horas morimos todos

Resumo:

  • Acudir a la Reunión Informativa
  • Mandar la solicitud formal
  • Visita domiciliaria de la trabajadora social (aquí es cuando se rellena el famoso Formulario F de 24 folios en su versión más corta, las referencias, los chequeos policiales, médicos, laborales, familiares, de parejas previas, las referencias de dentro y fuera de la familia, etc.)
  • Grupo de formación. Son cuatro días de cursillo junto con otros adoptantes en los que se estudian temas sobre la adopción, cosas como cómo tratar a niños de los que se ha abusado, particularidades de los adoptados, etc.
  • Aquí se acaba lo que sería el Certificado de Idoneidad y se presenta a un tribunal.
  • Empieza el despiporre: Durante tres días sólo puedes ser emparejada con niños de Kent, tras tres días, niños de la federación (incluye otras zonas del sur este de Inglaterra) y tras 21 días a nivel nacional. Los plazos son mucho más cortos de lo que había leído, han debido de cambiar la ley. Cuando estás a nivel nacional puedes acceder (en la mayoría de casos, previo pago) a catálogos -sí, sí, catálogos- como Be My Parent -aquí se pueden ver algunos, pero no todos-, London Kids  o Children Who Wait (esta última de pago únicamente). Si te gusta alguien se le dice a la trabajadora social y el mecanismo se pone en funcionamiento.
  • Si el panel decide que sí puedes adoptar a este niño/a/os/as, te pasan TODA la información que tienen del matching, de sus padres y sus circunstancias, esto es un archivo enorme que incluye todo lo que tenía Servicios Sociales, es decir “la carnaza”. Si quieres seguir pasas a conocer a sus padres de crianza, a su médico y profesores, ves fotos y vídeos por primera vez. Llegas a otro tribunal que te hace un interrogatorio, perdón, una entrevista. Llegados a este punto, puede ser que no seas la única pareja y que el tribunal esté entrevistando a otros a la vez. Si te eligen, entonces pasas hacerles un álbum de fotos y vídeos, a conocer a los padres y a hacer visitas graduales a los niños hasta que ellos te visitan a tí, se quedan a dormir y finalmente van a vivir contigo. Tras 10 semanas de convivencia puedes pedir la orden de adopción al juzgado. El trámite lleva unos dos meses.
  • En total, de principio a fin, algo menos de dos años. 6 meses para conseguir la idoneidad y entre 8 y 12 para el matching.

Curiosidades del día:

La pareja de nuestra derecha se puso a discutir tras 10 minutos y se fueron al rato… no es un buen comienzo.

En toda reunión hay alguien que hace preguntas tontas. Por ejemplo, al tratar sobre el compejo tema de la reunión con los padres alguien preguntó: “¿Y si los padres porque han muerto?“. Errm… yo escondí la cara en el cuello vuelto del suéter pensando “Pues se acude a un medium de la Generalitat que oficia una sesión de espiritismo oficial, ratificada por tu trabajadora social. ¿Qué pregunta es esa?“.

Otra información:

  • Hace falta una referencia familar por miembro de la pareja (mi madre, en mi caso, aunque le voy a tener que hacer de traductora simultánea, si me dejan)
  • Cinco referencias extrafamiliares (dos y tres, respectivamente)
  •  Los niños no pueden salir del país hasta que no llega la resolución judicial y es aconsejable que pasen 6 meses en casa antes de salir a ningún sitio, aunque sea nacional.
  • Actualmente hay 92 niños esperando
  • Hay más gente pidiendo grupos de hermanos de lo que pensábamos
  • Los menores entre 0-3 años de esta generación suelen venir de familias en los que se ha abusado de las drogas y el alcohol y por lo tanto pueden sufrir de Síndrome Alcohólico Fetal (con un cuadro más peligroso que el otras drogas) a veces no diagnosticado por su temprana edad y falta de cooperación de los padres biológicos, por lo que aunque las necesidades de un niño más mayor pueden ser más complejas, también están más definidas.
  • La última hora fue una charla de una madre adoptiva hablando de su experiencia pre, durante y post adopción. No sé si era márketing o no, pero ciertamente hacía la historia más cercana, más humana y más tangible.

Pincha aquí para ver un vídeo corto sobre el Síndrome de Alcoholismo Fetal. La música e slo que se podría esperar para este tipo de temas, pero es bastante informativo y las imágenes hablan por sí solas.

¡Por la raza!

Estándar

Hoy es el día d, Día de la Reunión informativa,  la primera de un larga lista para comenzar la adopción.  Para explicarlo de otro modo, es ese momento en la montaña rusa en el que llegas justo arriba del todo, pensando “de momento todo va bien”, te has hecho un poco a la idea, sabes lo que está por venir, pero paradójicamente no tienes ni idea de qué va a ocurrir a partir de este momento. Sabes que hay altibajos, que a veces va todo muy rápido, a veces muy lento, a veces subidón, a veces bajón.

Y mucho temblor de piernas.

Muchas dudas.

Cuando hablé con la trabajadora social, me preguntó por mi origen al oír mi acento. Al decirle que era española me preguntó si me importaría adoptar de otras etnias, porque hijos mulatos de española y británico seguramente no tendrían “es una mezcla muy inusual“. Me dieron ganas de decirle que en realidad lo que a mí me gustan son los pastores alemanes, al ser posible con pedigrí. Pero en lugar de ello sencillamente le dije que “en mi familia no nos regimos por esos parámetros, nadie va a tener ningún problema con un niño que pueda tener rasgos diferentes, de hecho se sobreentiende que si es adoptado/a, va a tener rasgos diferentes. En mi familia ha habido y hay gente de otras culturas a las que nadie ha rechazado por el mero hecho de venir de otro lugar o tener otras costumbres, no somos así en mi familia. De hecho, intento no juntarme con gente así”.

Y es que cada día que paso, más segura estoy de la suerte que he tenido con mi familia. Valores que yo doy por sentado que son evidentes en pleno siglo 21 en realidad no lo son para mucha gente. Actitudes ancladas en el pasado, injustificables, que hieren a quien es diferente y que por muchas escusas que se den, no son justificables en el mundo global en el que vivimos.

Así funciona la lógica de algunos

(Nótese que esta mujer tiene un odio que aunque servicios sociales no tiene, pero siguen rigiéndose por la misma lógica)

Y visualicé a la trabajadora social con un formulario delante, haciendo tics en las casillas.  Casillas que sobrejustifican el no-racismo de su naturaleza racista, porque aunque no sea políticamente correcto, lo cierto es que la gente así existe y según servicios sociales, también tienen derecho a adoptar.

En “La Vida de Brian”, Mony Python, grnades críticos de lo inglés, lo retratan muy bien cuando discuten sobre si los hombres también tienen derecho a dar a luz. Derechos tenemos todos, pero si no te pueden encontrar a un niño/a que sea aceptable porque puedas aportar “un fondo cultural, étnico y racial apropiado para su desarrollo integral como individuo” puedes coger tu derecho y hacerte un kebab con él. Por mucho que Cameron saliese hace unos días diciendo que “era inaceptable que se prioritizase la raza a la hora de encontrar adopciones a los niños, porque eso acababa en el ostracismo de las minorías étnicas” si leemos la letra pequeña, las medidas que acaban con esta práctica entrarán en vigor en 2015. Sí, Servicios Sociales coincide con el Ku Klux Klan: Hay que mantener la pureza de las razas manteniéndolas separadas (al no ser, claro, que las largas estancias de los menores de color le estén costando demasiado dinero al gobierno, caso en el cual, igual deberíamos cambiar algo). Apartheid en uno de los países teóricamente más desarrollados del siglo 21.

Esas son las cartas que se nos han dado, y son las cartas con las que jugaremos la partida. De momento, como nunca me he conformado con las cartas que se me dan (porque no me cae nada bien quien las da y no creo que siga mi agenda, sino la suya propia) he lanzado una búsqueda exhaustiva y aunque me ha costado una semana dejándome los ojos en el ordenador… por fin tengo los formularios de la trabajadora social en mi disco duro. El que busca, encuentra y si existe, está en internet. Siempre hay alguien que los publica siguiendo la estela de Mannering. A ella,

GRACIAS

…porque la información, es poder.

Uno esperará tres veces más para encontrar una familia, pasará tres veces más tiempo con otras personas y tendrá un 60% menos de posibilidades para encontrar padres. Otro tendrá que esperar el doble que el de la izquierda, tendrá un 40% menos de posibilidades para encontrar una familia. Pero tienen los mismos derechos.

Donde caben dos, caben cuatro

Estándar

Llega el día de las confesiones, me permitiréis que de un par de rodeos.

Llevo mucho tiempo dándole vueltas al tema. Se me hace necesario intervenir. La intervención social no es solo un lujo de la clase media, ni un capricho, ni un acto de buen Samaritano. Es una cuestión de responsabilidad social. Aceptémoslo, el estado de bienestar se cae. Hace años se tambaleaba, pero ahora se cae. Así que en la sociedad futura, la que tenemos que construir, hay que aceptar responsabilidades que aunque podamos pensar que le pertañen al estado, en realidad si el estado no las cumple, pasan a ser nuestra obligación. Igual que en la postguerra nuestras abuelas alimentaron a sus vecinos. Nadie (o muy poca gente) deja que sus hijos mueran de hambre por no recibir un subsidio, ni que sus ancianos padres se queden a vivir debajo de un puente al ser expropiados. No; nos responsabilizamos, les alimentamos y los alojamos en nuestras casas como buenamente podemos.

Bueno, pues al desplomarse el estado de bienestar, se hace necesario expandir esta filosofía más allá de los lindes familiares. Me es indiferente que a la sociedad no le importe, que haya quien pueda ver agonizar a una niña china atropellada sin pararse a auxiliarla, que pueda oir como a su vecina la apalean sin levantar el teléfono para llamar a la policía (que por otro lado, nunca llega), o que deje agonizar a un perro en una cuneta durante semanas. Me es indiferente porque me gustaría pensar que son casos excepcionales, por eso reciben la difusion en los medios. Lo habitual no sale en las noticias. Imaginemos titulares como “Niña negra va al colegio” o “Adolescente ayuda a hacer la compra a su abuela” o “Hombre vive veinte años con su mujer sin pegarle ni una vez”.  No nos equivoquemos, nuestra sociedad es mejor de lo que se retrata en los periódicos y noticiarios.

Y si no lo fuera, tampoco veo el porqué seguirle la inercia y convertirnos en seres egoístas y despreciables. Ya nos lo decian nuestras madres:

-“¿Y si Fulanito salta desde un quinto, tú te tiras detrás?”

-“No, madre”.

Así que ante un estado que se cae, creo es nuestra labor el levantarnos y compensar. Al menos si queremos vivir en un sitio un poquito mejor, en lugar de ver caer lo que debería ser nuestro Jardin del Eden y dejar que “los malos” nos ganen la partida. Es el momento de arrimar el hombro y construir algo que sea un poco más bonito que lo que ya tenemos (no debería de ser tan difícil).

Hace años vivía en una casa compartida con otras tres estudiantes y un obrero “residente” que nunca debiería haber estado ahí (y que no se fue ni tras denunciarlo) que entre otras cosas, nos dejaba la casa llena de materiales de construcción. Acordamos que quitaría sus trastos  de la cocina durante las vacaciones, pero al volver a casa comprobamos (sin sorpresa) como no había movido nada. Asi que subí la maleta a mi cuarto,  y en media hora transladé sus aperos al sótano en un arrebato de “Hostia-ya-el-Peter-de-los-cojones”. Como era de esperar la día siguiente Peter entró en cólera y llamó a la inmobiliaria para comunicarles que habíamos tocado “sus cosas”. Le dejé una nota en la escalera (la portátil, que ahora estaba ahora en el sótano) que decía:

“Peter, estamos hasta las narices de tener tus trastos por el medio y lo sabes porque lo hemos hablado muchas veces. Son tus cosas, pero mientras esten en mi cocina y pague yo el alquiler, son mis problemas. Te compometiste a guardar estos aperos y aunque has tenido dos semanas para hacerlo, no lo has hecho. Asi que te los he metido yo en el sotano, me ha costado 20 minutos. Me parece patético que tengas las narices de quejarte encima de que estoy haciendo tu trabajo, si vuelve a aparecer algo en la cocina lo volveré a quitar, sólo que la próxima vez irá al container”.

A partir de ese momento ya no tuvimos mas herramientas en la cocina. No se acabó el problema, surgieron otros, pero nuestra casa empezó a parecer un hogar y todas pudimos vivir un poco mejor durante el tiempo que nos quedaba allí.

Asi que hace aproximadamente un mes, tras hacer las averiguaciones pertinentes, levante el teléfono para llamar a servicios sociales. Los derechos del niño (y es obligación del estado garantizarlos) establecen que todo niño tiene derecho, entre otras cosas, a:

  • A una familia (el año pasado, de 1400 niños sin hogar en el condado de Kent, servicios sociales encontraron hogar a 74).
  • A la protección contra el descuido o trato negligente (a poco que se sepa de las condiciones de los niños en desamparo, este punto no merece ni explicación).
  • Al más alto nivel posible de salud (a los niños con problemas de comportamiento las autoridades sencillamente les drogan para que no den problemas, es más barato y rápido que la atención psicologica especializada).
  • A la educación (sin padres que supervisen y guien, la educación no ocurre por combustión espontánea).
  • A un nivel de vida adecuado para su desarrollo, particularmente con respecto a la nutrición, el vestuario y la vivienda.
  • A la libertad de expresión y a compartir sus puntos de vista con otros (no sólo es un derecho, sino una habilidad y sin cultivarla, no puede ocurrir).
  • Al descanso, el esparcimiento, el juego y las actividades recreativas.
El otro día, en clase M. hizo un ejercicio sobre “esperanzas” y les preguntó a los nanos qué esperanza tenían. Una niña dijo “Yo espero encontrar una familia algun día”. Tiene doce años y es negra, lo que quiere decir que lo mas posible matemáticamente es que no la encuentre. En Japón dicen que los profesores siempre sufren de la garganta porque ahí es donde residen los sentimientos y en momentos como estos, uno entiende porqué.

Así que el día 2 de Febrero, recibimos esto por correo.

Y la semana que viene tenemos nuestra primera reunión. Me siento como el día antes de irme de vacaciones, con los billetes para un sitio en el que nunca he estado en la mano y las maletas sin hacer… y ni idea de qué meter más que paciencia.

Y aprovecho para recomendar el último album de Springsteen, que salió ayer y es más que apropiado para los momentos que vivimos.