Padres Lejanos

Estándar

… o el porqué de las cosas.

…o dime con quién andas y te diré quién eres.

…o de tal palo tal astilla.

…o de tal palo tal trancazo.

…o cría a tus hijos, y sabrás cuánto debes a tus padres.

…o tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista.

 

Cuando se vive exhiliada, la televisión española es como una caja de sopresas por la que una siente curiosidad y temor a la vez. Este fin de semana no me pude resistir a: Padres Lejanos. Mentiría si dijese que no ha habido una parte de nostalgía… quizás mis conexiones neuronales sean peculiares, pero me recordaba a una de mis series preferidas.

Al abrirlo y encontrarme nada más ni nada menos que a Manuel Diaz “El Cordobés” a caballo cual vaquero tejano, liderando un grupo de ninis y a sus padres a caballo por la patagonia argentina… tan kitch, tan idealista, tan estereotipado, no me pude resistir.

En el show seis padres y sus hijos/as con relaciones conflictivas o rotas emprenden un camino de 200 kilómetros a caballo arreando a un total de 250 vacas. Una de las diferencias entre este programa y Hermano Mayor parece que reside en el cásting: En Hermano Mayor eran ninis un poco “de estar por casa” y en este programa se ha buscado a jóvenes particularmente dañados. Muchos de los jóvenes salen de situaciones de desamparo,  abandono, y abuso; dos de ellos son adoptados y no es este su problema. A Oleg, un chaval adoptado a los 13 años de Rusia,  su madre le sigue diciendo que si no le gusta su vida se vuelva al internado, a ver si ahí estaba mejor. A Sarah la adoptaron con 2 años, pero la dejaron en un centro de menores a los 11 hasta los 17, vió cómo sacaban a su hermano y la dejaban recluída, sometida a malos tratos, seis años más.  Tienen problemas de autocontrol, típicos de un desorden del apego, pero no lo en mayor ni en menor medida que los otros participantes. Otra diferencia evidente es que también se trabaja sobre los padres, que en muchos casos, distan tanto de la idoneidad como lo hacen sus hijos.

No sé qué pensar de este programa, por un lado personalmente me resulta interesante ver qué dinámicas van a seguir con ellos, por otro, creo que se demoniza a los niños adoptados, pues no olvidemos que los otros cuatro no lo son y que estos dos no son los peores. Igualmente, se humaniza tanto a los padres/madres que luchan en contra de sus circunstancias y su pasado, como a estos chavales (con alguna citación judicial, gorra y porro) de los que la gente huye sin ni siquiera atreverse a mirar a los ojos. Últimamente me preocupa que a estas personas se las mire con desprecio, como si no tuviesen derecho a vivir entre nosotros. Como si fuesen ciudadanos de segunda, como lo fueron en su momento los inmigrantes. Como si sus circunstancias, fracasos y frustraciones fuesen autoimpuestas. Por algún motivo nuestra tolerancia no llega a los jóvenes del banco del parque de nuestro propio barrio, que no son más que el reflejo del fracaso de nuestra sociedad.

Supongo que cualquier exposición que ponga en evidencia qué sienten, qué anhelan, qué les falta y por qué se revelan y que desmonte la falsa concepción de que no son personas dignas, que son peligrosos y que distan de nuestra forma de sentir, ha de ser bienvenida. 

¿Cuál es diferente?

Estándar

¿Cuál es diferente?

Una de estas cosas no es como las demás, una de estas cosas no pertence al grupo ¿Puedes decir cuál no es como las demás antes de que acabe esta canción?

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por cada mentira que desaprendemos, aprendemos una verdad nueva.

(Ani DiFranco My IQ

 

 

La última imagen es de aquí

Sobre las Acogidas vol. II

Estándar

El la última publicación le dí un repaso ligerito a las ventajas e inconvenientes del proceso de adopción nacional. Hablaba de cómo el estado se lava las manos tras la adopción y cómo las necesidades del adoptado quedan completamente en las manos del adoptante. Me han llegado comentarios del tipo “Claro, pues como con uno biológico” o “es que no se puede vivir de subvenciones”. Claro, pero es que con un niño biológico uno no estás tomando una responsabilidad del estado, y con uno adoptado, sí. 

Se supone que el bienestar del menor es central.  Partiendo de esa base entendemos que se apoye a la familia biológica, que se valoren las posibilidades de que se quede con ellos, que se establezca un contacto continuado con la familia biológica si esto fuese beneficioso para el desarrollo del menor, etc. En casos en los que el menor no va a volver con su familia es lógico pensar que sería mejor que se criase con UNA familia diferente (es decir, “adoptiva”). Es posible que en muchos casos sea así. Pero yo me pregunto ¿si hemos alcanzado la conclusión de que un menor no debe ver más a su familia biológica por el trauma que esta ha representado, no es lógico pensar que esta persona está traumatizada? ¿es sensato dejar esto en manos de familias de acogida o de familias adoptivas? ¿qué margen de éxito tenemos cuando emplazamos a una persona traumatizada con una familia sin preparación? ¿Qué pasa cuando se le promete a un niño una familia que lo querrá para el resto de su vida, pero esta familia no puede con él/ella? Los cursos pre adoptivos no sirven. Son demasiado generales y no se diseñan teniendo en cuenta las particularidades de la persona que va a entrar en tu familia. No existe LA CERTEZA de que vaya a haber un apoyo terapéutico que a primera vista parece cuanto menos, pertinente. Si las cosas se tuercen, no tienes apoyo alguno. Existe la promesa de que puede haberlo, pero tras un proceso burocrático tan largo que cuando llega la ayuda, ya es muy tarde. Luego nos sorprendemos de la disfuncionalidad de los niños adoptados.

La acogida es la primera fase de la adopción, ocurre desde el mismo momento en el que la niña o niño es sacado del núcleo familiar, bien sea de forma programada o por una situación de emergencia, hasta que o bien esta persona o es adoptada o bien cumple los 16/18 años, dependiendo del caso. Respecto a la familia de acogida, puede llegar a serlo por dos vías: a través del gobierno local o a través de una agencia especializada. El gobierno local básicamente te paga los gastos y confia en tu saber hacer, siguiendo un modelo de postguerra en el que lo importante de la acogida es que los niños tengan un techo y comida. En nuestra agencia, se te pagan los gastos, se organiza terapia para el menor y para los que acogen (ya que los cuidadores también se pueden ver afectados por el trastorno de estrés postraumático), así como terapia de pareja y terapia familiar (familia y niño/a). Además, se organizan salidas durante el fin de semana, quedadas, festivales, etc. Con esto se pretende dar un sentimiento de “familia extendida” a estos chavales que no la tienen ni la han tenido. Por ejemplo, se promueve que pidas fines de semana libres para que el niño/a se vaya con otro cuidador de la agencia, como hemos hecho la mayoría con nuestros tíos y tías.

Después ya depende del niño/a. A partir de los seis años pueden decidir si quieren ser adoptados o no. Si no quieren serlo o si se considera que son “inadoptables” quedarán en el sistema de acogida hasta su mayoría de edad. En realidad a muchos no se les mueve por el trauma que les supondría otra separación más, en este caso su estatus cambia a acogida a largo plazo.

Las acogidas en el Reino Unido pueden ser de varios tipos:

A. Descansos: Cuando te conviertes en la tía molona a la que van a pasar el fin de semana o algunas vacaciones.

B. Acogida a corto plazo: Que pueden llegar a ser estancias de hasta dos años. Son acogidas de chavales para los que todavía no hay ningún plan, ya que su caso no está finalizado legalmente, su situación es temporal, o se está a la espera de que salga alguna acogida a largo plazo.

C. Acogida de emergencia: Cuando o bien los padres biológicos o de acogida dicen aquello de “yo ya no los soporto más” y el niño/a se queda en la calle con lo puesto o cuando la policía interviene y saca al menor… con lo puesto también.

D. Acogida a largo plazo: Cuando un juez firma que la situación de acogida va a durar más de dos años. Normalmente se pide tras la acogida a corto plazo cuando la situación es buena y ambas partes quieren prolongarla. Cabe decir que estos niños no son adoptables ni pueden volver a sus familias biológicas.

Hay tanto y tanto que contar…

Nosotros hemos decidido empezar con descansos, pero iremos a tribunal para que se nos apruebe para todas. porque somos unos chulos… a ver qué nos dicen desde la agencia, pero espero que sea posible.

Sobre las Acogidas vol. I

Estándar

Esta publicación quizás la debería de haber escrito hace tiempo.

Como sabéis, hemos estado considerando tramitar una adopción nacional. Ha sido casi una tarea de investigación en la que hemos ido profundizando poco a poco y que ha cambiado la forma en la que miramos el espinoso tema de los menores en manos del estado. Hemos corregido concepciones equivocadas, hemos aprendido sobre realidades que no sabíamos que existían y lo más difícil de explicar, hemos aprendido a entender y a valorar a ciertos sujetos que antes quedaban fuera de nuestra zona de desarrollo próximo.

He llegado a entender cómo una persona puede ser incapaz de cuidar a su hijo, como es rematadamente fácil el demonizar a estos padres injustamente. También el funcionamiento de servicios sociales (SS) es foco de muchas críticas por parte de padres biológicos y adoptivos y como dice el refranero “cuando el río suena, agua lleva”. Nos hemos adentrado en la maraña de documentación, responsabilidades e intereses que conciernen a todas las partes implicadas en la adopción, que si bien no creemos que sea esa bestia de hacer dinero, al menos sí creemos que sea la bestia de no gastarlo.

No quiero con esto que nadie se sienta ofendido: la adopción es una opción lícita y muy, pero que muy valiente, particularmente la nacional.

Desde nuestro punto de vista la adopción internacional es un mundo aparte. De momento no es una opción que barajemos y por lo tanto no hemos indagado en el tema, pero existe una diferencia sustancial respecto a las adopciones nacionales.

En las adopciones nacionales los niños son sacados de sus familias biológicas. Y aquí yace el primer problema. Entendemos que haya ocasiones en las que esto sea necesario, pero SS necesita documentarlo. También necesitan valorar el impacto del trauma por separacíon para el menor. Es decir hay veces en las que el trauma de separarlo sería mayor que el trauma de dejarlo, así que en numerosas ocasiones SS proporciona apoyo a estas familias (por ejemplo un servicio de limpieza semanal, o les hacen y llevan la compra, visitas semanales de SS para corroborar que se siguen unas pautas, clases de Crianza en las que se explica cómo disciplinar sin violencia, etc.) para ver si apoyando a la familia se puede quedar el menor con su familia biológica. Es un requerimiento legal ya que cuando el caso se lleva al tribunal, SS ha de justificar que ha hecho todo lo posible. Mientras el tiempo va pasando y en muchas ocasiones el menor queda en manos de gente incapacitada para educar o criar y su trauma sigue aumentando. En este caso, los niños salen de sus casas ya con cierta edad y una historia a sus espaldas. Por eso mucha gente piensa que es mejor adoptar a niños más pequeños. Curiosamente las trabajadoras de SS siempre alertan sobre los riesgos de adoptar a gente tan pequeña. Por un lado las necesidad específicas del aprendizaje y del desarrollo no se pueden detectar hasta cierta edad. Es decir, el desarrollo verbal, por ejemplo, no se puede valorar hasta que el niño/a no empieza a hablar o incluso mucho más tarde, ya que la carencia de esta habilidad puede ser fruto de las circunstancias… o no. Por otro lado, cuando SS considera que al menor hay que sacarlo de la casa urgentemente y sin pasar por los trámites por los que pasan otros es porque como se dice vulgarmente “ha pasado algo muy gordo”, el nivel de trauma suele ser mucho mayor. Para dar un par de ejemplos en los que se vea claro: un menor que llega al sistema por desatención llega más mayor, pero cuando se saca a un niño de cinco años de casa, es plausible que haya sido víctima de una red de pederastia.

¿Y entonces qué pasa? El menor se pone en manos de SS, que a su vez se lo deja a una familia de acogida (de hecho, a varias, pero eso lo exploraré en otra publicación), ahí se valora el estado del menor, se le hace un perfil, se elabora un documento con su historial y en más o menos dos años se le adjudica una familia adoptiva (suponiendo que quiera ser adoptado), llegados a esta fase y tras unas visitas iniciales, el menor llega a casa de su familia adoptiva, SS corrobora que es un sitio adecuado para el menor y se firma la adopción ante el juez. A partir de este momento, es tan hijo/a tuyo como uno biológico. Pero no lo es, aunque tenga el mismo valor. Igual que hombres y mujeres no somos iguales, igual que existe diferencia entre distintas culturas, igual que un gato no es un perro ni una pera una manzana ¿Y SS? SS no quiere saber nada, ya que han tramitado la adopción para lavarse las manos y dejar de gastarse dinero (unas 150 libras diarias). No pidas apoyo, ya que recibirías el mismo que recibirías con un hijo biológico. Cuando el trauma causado con anterioridad a la adopción sale a la luz, no puedes pedir ayuda a profesionales, ni apoyo psicológico para ti o tu familia, ni terapia para él o ella. Así que mantén los dedos cruzados para que lo puedas pagar tú de tu bolsillo. Que no se me malinterprete: no es una cuestión de racanería, sino de posibilidades: no querría correr el riesgo de ver a nadie caer sin poder ayudarle.

…mañana más…

 

 

No hay Dios.

Estándar

…y no porque se acaben las vacaciones.

 

Sé que tengo que dar un par de explicaciones sobre cómo hemos acabado tomando la decisión de trabajar con Kaleidoscope, en lugar de seguir con la adopción, lo haré en mi siguiente post, hoy tengo otra cosa hirviendo en mi mente…

Kaleidoscope es una compañía que trata con niños en acogida y les busca casas. Con la peculiaridad de que sólo trata con niños muy dañados que el gobierno local descarta por inadaptados. Bueno, pues todavía no hemos vuelto de vacaciones que al día siguiente hemos empezado los cursos de formación. Hay agencias que dan el curso en bloques de dos horas, pero nosotros, con nuestra chulería lo hemos hecho en dos días… larguísimos.

Este post puede -y debería- herir tu sensibilidad. Yo que creía tener la piel de cocodrilo, me he pasado dos días con angústia cual embarazada, M. ha tenido que salir del aula un par de veces a coger aire…

Empecemos por lo más suave.

Esta imagen muestra las consecuencias de abuso en un niño de tres años (extremo, en este caso de un orfanato de Rusia de estos que vimos todos en los 90, en los que se les ataba). Como se puede ver, no sólo el cerebro es más pequeño sino que además hay zonas muertas. Sí, muertas, irrecuperables, para siempre y por siempre: nunca van a estar ahí. La terapia se basa en que ya que no utilizamos el 100% de las neuronas, se puede compensar activando otras. Si bien es cierto que esta misma área no se va a a recuperar, se pueden reforzar otras como se hace en los casos de afasias. De ahí que el cuidado que se ofrece sea terapéutico por un lado y por el otro casi de investigación, ya que en la mayoría de casos no se sabe con detalle ni en profundidad qué es lo que ha pasado en su pasado.

Evidentemente no sólo estamos tratando con una persona con daños cerebrales, sino que le vamos añadiendo las capas del abuso físico, emocional y/o sexual. Y no sólo con el abuso en sí y el trauma que éste provoca, sino que le vamos a añadir las consecuencias sociales, del desarrollo y propias del desarrollo de la personalidad.

Hoy ya se me pasó la angustia y no me gustaría revivir los ejemplos que nos dieron durante el curso. Baste decir que el nivel de daño es inmenso, que la crueldad humana no conoce límites y que sin lugar a dudas, no hay Dios, ni Karma, ni Justicia ni nada que se le parezca.

¿Dónde estaba tu dios? El que todo lo ve y todo lo puede… ¿dónde estaba durante años de abusos? ¿mirando? Hmmm. Quizás sea yo, pero para un tío que echó a los mercaderes del templo a latigazos, que anduvo sobre las aguas, que se dedica a andar por ahí haciendo milagros… podría quizás y si no fuese mucho pedir, castigar con la impotencia a más de uno… o ¿acaso era parte de su plan atar a niños, humillarlos y que se les sodomice en grupo durante diez años? Porque si era parte de su plan, hace falta ser un rato cabrón. ¿O le estaba poniendo a prueba? Espero que no porque para poner a un nano a prueba se le deja un paquete de Marlboro en la ventana, o que encuentre el porno de su padre pero no se le hace esto. ¿O acaso va a compensarle? Seguro, veamos estadísticas. entre un 17 y un 25% de las niñas en acogida acaban la acogida (a los 16 o 18, dependiendo del caso, sin educación y con sus pertenencias en una bolsa de basura y 40 libras a la semana) embarazadas. Si deciden no abortar por el trauma que supondría, Servicios sociales interviene y en la mayoría de casos les quita al bebé ya que se les suele considerar no capacitadas. Después de esto valga decir que entre el 25 y el 27% de la población en las cárceles son personas que han estado en régimen de acogida. Hmmm… gran recompensa.

Y anterior a esto, años de aislamiento, de auto lesiones, trastornos alimenticios, problemas de higiene, abuso escolar, fracaso escolar, falta de control de esfínteres, enuresis nocturna (mojar la cama por las noches), falta de establecimiento de vínculos con otros, sobre sexualización, exposición y provocación de más abusos, obsesión con la comida, falta de reconocimiento del yo, hipervigilancia, ataques de ansiedad, depresión, trastornos obsesivos, idas y venidas a distintas casas, recaídas… no hay dios, ni lo ha habido nunca. Si lo hubiese sería incompetente o psicótico y tampoco merecería que le rindiésemos pleitesía. Me ofende profundamente que alguien crea que esto es justo, que es parte del plan divino, que hay un motivo para esto o que algún ser omnisciente y todopoderoso lo ha visto y lo ha dejado ocurrir, que se les va a compensar de alguna forma… no hay compensación; no la hay. No existen los milagros, existe la ciencia y también partes de la ciencia que desconocemos o que pasamos por alto, existen las personas y su esfuerzo y apoyo, pero no los milagros.

Y respondiendo a la pregunta de mi trabajadora social: No, no pienso acoger a ningún niño y educarle en la fe cristiana.

Y si hay un Dios le reto a que me mande a sus emisarios a mi puerta hoy y hablaremos de eso de que dios es amor.

 

(Losing my Religion dicen que se escribió sobre la acusación pública de Sinéad O’Connor a la iglesia católica por esconder los casos de abusos a menores. La misma Sinéad había sido fruto de esos abusos y todavía hoy sufre trastorno bipolar… supongo que no es una canción tan feliz como parece)

No tenemos libertad para elegir si hacemos o no sacrificios.

Estándar

¿Mande?

No, Mariano, no te equivoques… Libertad tenéis. Porque la libertad no es un ideal, es una actitud. No tenemos capacidad de decisión nosotros, pero vosotros sí que la tenéis. Porque aquí cada vez hay un nosotros y un vosotros más marcado.

Nosotros, los de “clase media”, “clase trabajadora” y la “subclase”. Y vosotros los que manejáis el dinero y que tenéis como obligacion el gobernar por nosotros. Son dos clases diferentes.

En un lado unos centenares de chupatintas (nótese que me modero porque es hablar de chupar y me pierdo)  que se embolsan nuestro dinero sin vergüenza alguna.

Por otro lado, los mineros, los estudiantes, los indignados, los Iaioflautas, los antisistema, gays, estudiantes, lesbianas, feministas, rojos, exvotantes del PP y gente sin esperanza en la política en general. Esta clase cada vez va aumentando más: funcionarios que típicamente han sido leales al estado, la clase acomodada venida a menos… la base de la pirámide es cada vez más grande y la gente está cada vez más desesperada. Ya veremos qué pasa con la policía y el ejército…

Tengo una teoría sobre esto… lo habéis visto funcionar en los Estados Unidos y habéis pensado que aquí funcionaría igual. Allí han acabado con la mobilidad social y empobrecido a la mayoría de la población que por no poder, no puede ni ir al médico si se rompe el brazo ¿y el dinero que le correspondería ante una división equitativa? Está en el otro bando.

Lo habéis probado con África antes. Préstamos del FMI que sabíais que no iban a poder pagar, obligándoles a privatizar sus servicios nacionales, dejando a millones en la más absoluta probreza y sin ninguna esperanza de poder salir, ya que no pueden crear empresas porque los mercados no les dan esa confianza como para invertir. Y sí, en ambos casos fueron los bancos, es cuestión de trazar un triángulo con los bancos, dar el dinero a unos y endeudar más al otro bando, que a su vez “no tiene libertad para elegir si lo hace o no lo hace”.

Pero vosotros sí tenéis esa libertad, Mariano, la de poder ir con la cabeza relativamente alta por la vida, porque a ti también te llegará el día y te recuerdo que tienes hijas y familia… y la capacidad de irte a vivir a Barbados.

Se os olvidó estudiar historia, majos.

España no es Estados Unidos. Tenemos la memoria de la guerra civil demasiado reciente, no nos da miedo la palabra “terrorista”, “antisistema” ni “comunista” incluso tenemos un partido “socialista”. Y no somos Malí… no llevamos a nuestras espaldas años de colonización porque nosotros hemos sido los colonos, no los esclavos. Y ello conlleva que recordemos lo que pasaron nuestros abuelos por defender sus ideales y lo que conlleva una rebelión y una postguerra. Se teme y ama por igual… una especie de relación amor-odio nos une con lo bélico, haciéndonos conscientes de que la más injusta de las paces es más justa que la más justa de las guerras.

Con lo que sí que luchamos es con la capacidad de estar unidos. España (y no uso este término mucho) es un país que lucha con una división interna exagerada. Seguimos con los fachas y los rojos y seguimos insultándonos mutuamente… Igual que Eminem consiguió unir a asociaciones de homosexuales y a la Iglesia católica (en su contra) parece que Rajoy va a superar el problema de la España dividida por derecha e izquierda para virar hacia una España dividida de arriba (pocos) a abajo
Y cuando una ve a las fuerzas del estado cargando contra los mineros a su llegada a Madrid, mientras que por contraste se les ha tomado como un icono idealizado de esta lucha, arropados por su pueblo, con sus mujeres organizando el movimiento… Y ese mismo día tienen la poca vergüenza de decir que el gobierno “ya no puede elegir lo que hace”… veréis… si no tenéis poder de decisión igual toca que os vayáis y hagáis sitio a quién sí lo tenga… y si no os váis, habrá que tiraros.

Ya hay lucha.

¿Cuándo empieza una guerra?

pd: disculpas por hablar de política, cosa que me había propuesto no hacer… hoy he llegado a mi límite.

Ponerse en su piel.

Estándar

Hace unos días publicaba una campaña iniciada por Faru (o más bien por su padre) sobre la denominación de las “tiritas color piel”. Bien, esto nos llevó a unas cuantas a plantearnos qué se escondía más allá de los preceptos del todopoderoso márketing. Algunas personas parecían demasiado ofendidas con la idea de llamarlas “tiritas beige”, “tiritas marrón claro”, o cualquier otra denominación. Curiosamente muchos empezaban diciendo “A mí me da igual, pero…”. Bueno, mi obligación es dudarlo porque si realmente les diera igual ni leerían el artículo ni se molestarían en dar su opinión ¿no?.

Así que empecé a obsesionarme con el tema de las tiritas. Y decidí ir a comprobar por mí misma qué encontraría en una droguería si fuese negra. Me armé con mi teléfono (sí, sí, el sueño de la Reflex todavía queda lejano) y decidí salir a ver qué me encontraba.

Vivo en una ciudad de unos 80.000 habitantes. A groso modo, un 30% de ellos son de color oscuro y ello abarca Asia (India, Pakistan, etc), África y el Caribe.  Con esto en mente, pensaba que el nivel de “adaptación cultural” de nuestras parafarmacias sería más alto.

Entré en cuatro parafarmacias afranquiciadas con las principales cadenas (Boots y Superdrug), con lo que pretendía ver cuál es la realidad más extendida.

RESULTADO:

BOOTS:

Tiritas: Elección muy diplomática. Tiritas azules (para cátering), transparentes y las tradicionales. Además, para niños las hay de Cars, de Princesas Disney y de Bob Esponja. El tono de marrón no es particularmente claro… no sé si es relevante pero por lo menos no se decantan por nadie en particular.

Otros porductos infantiles. Encontramos unos suavizantes en espray de la marca “Dark and Lovely” que e sun línea de cosméticos para gente de color. Pero si nos salimos del estante de esta marca, todos los niños y dibujos representados son blancos.

Otros productos: Además de la ya mencionada “Dark and Lovely”, el resto de productos presentan modelos caucásicas. Sólo encuentro una foto de una modelo de color en la sección de maquillajes. En total, hay como unas 52 fotos de modelos en esta sección. Ninguna entre las modelos de medias.

Otros detalles. Ya con fijación sobre esto y pensando que si fuese de color me sentiría mal no pudiendo mostrarles a mis hijos que son parte de la realidad comercial, decido buscar modelos “de otros colores” por toda la tienda. Quien no haya estado en Boots no sabrá que estas tiendas son gigantes. Encuentro un producto con gente de color ¿preparadas? Los antipiojosy junto al niño/a de color aparece uno caucásico con la cabeza pegada. Creo que se explican solos.

SUPERDRUG:

Tiritas: Misma situación que en Boots.

La representación de minorías en Superdrug viene a ser peligrosamente parecida. Únicamente encuentro a un niño/a en los paquetes de Pampers. Decido no desistir, calculo que el droguería deben de haber unas 800 mujeres representadas en todos los productos (los tintes sólo serían unos 200, pues cada tono tiene una modelo), pues encuentro una (en la parte de atrás de un artículo), para mi sorpresa el artículo es un avivador del rizo. No creo que el producto sea tremendamente popular entre la gente de color. A parte de esto, no encuentro NINGUNA foto de ningun(a) modelo de color. CERO. Es decir, hay más fotos de ojos violetas (2) que de gente de color. Por cierto, de las otras 799 modelos, un 80% tiene un tono de piel que no se corresponde con su raza, e que irónicamente están oscurecidas por Photoshop a límites malsanos.

Respecto a productos específicos, hay como una minisección de productos de coco y aceite de Argán que son los que normalmente tengo entendido que se utilizan. Pero sin fotos.

CONCLUSIÓN: Me preguntaba, mientras hacía esta inspección en que si yo fuese una e tantas adolescente de color, no sabría que maquillaje elegir, ni qué medias. Claro, unas medias de tono X no quedan del mismo color con una pierna blanca como la mía que en una pierna negra, no es ciencia nuclear. Pero ¿por qué tienen que aprender cómo me queda a mí un producto?¿No hay ninguna ocasión en la que pueda ser al revés?¿Sería yo capaz, a mi edad, de reconocer qué tono de maquillaje o qué tono de medias lleva una persona de color? No, no lo soy. Aprendí de adolescente que a las mujeres nos han hecho sentirnos representadas por hombres durante muchos años, los personajes de la tele, de los libros, han sido primordialmente masculinos y nuestra imaginación ha volado con ellos, hemos aprendido a sentirnos identificadas con “el otro”. Sin embargo los hombres no aceptan sentirse identificados con personajes femeninos, quizás con la excepción de la Gran Pippi… Y creo que estamos haciendo lo mismo con la gente de color. Aceptamos que compren “nuestros” productos pero nos negamos a comprar “los suyos”, como muestra de nuestra supuesta “superioridad”. Es decir, si Maybelline empezase a utilizar sólo modelos de color, asumiríamos que no son productos para nosotros. Como hacemos con la carne Al Halal o con las típicas tiendas “de immigrantes” de las que personalmente abuso y que me parecen la quitaesencia del interculturalismo.

MORALEJA:

Hay varias formas de tirar a la gente de casa, no hace falta negarles la entrada ni tampoco tirarlos cuando entren, basta con ser reacios a darles lo que quieren. Y eso es lo inexplicablemente, hacen las empresas, por miedo a alienar a sus “clientes habituales”.

Cita

¡Vaya ritmo que llevo!

Pero lo bueno, es que es un ritmo sano. Sí, no me quejo esta vez por tener trabajo. Porque tengo y bastante, que es más de lo que muchos pueden decir. Pero eso sí, recuerdo cuando tenía el contrato de esclavitud trabajo anterior. Ya no eran las horas, si bien eran bastantes, sino el nivel de estrés; el desasosiego de correr y no llegar. Correr sabiendo que no estás donde quieres estar, que no vas a llegar pero que si paras, rebientas.

Y veo en otros, lo que era yo ayer.

y pienso…

“voy a parar de quejarme

podría ser peor

podría estar en otro sitio

o peor todavía; podría estar en otro camino”

Please Socorr Me

Llámame Lola.

Estándar

La autora de este blog, defiende que la adopción es “una mentira, una institución que crea realidades familiares y personales falsas basadas en falacias legales”. Y mantienen que los hijos deberían mantener sus apellidos (al menos hasta que se case, ejem, ejem) y no llamar “mamá y papá” a quienes no lo son… biológicamente hablando.

http://thinking-mama.blogspot.com.es/2008/10/letter-from-adoptress.html

Personalmente, y admito que soy un rato freak, me resulta siempre divertido que se discuta sobre la semántica. Básicamente porque por lo que entiendo de filología, creo que la semántica no precede al uso, sino al revés, sino sería etimología pura. Es decir, el uso dicta la regla y por lo tanto dicta la semántica o el significado de las palabras. Por eso la azafatas ya no son cortesanas, porque surgió una situación nueva y adaptamos, reciclamos y creamos vocabulario constantemente. Quizás ya basta de hablar de madres adoptivas y madres biológicas como dos cosas diferentes. Como dijo el gran Spike Lee “No soy Afro-Americano, soy Americano sin prefijo”.

Por eso la discusión sobre qué es “una madre” me parece interesante. Igual que por un lado defendemos a las madres biológicas y las presentamos como una imagen positiva a los adoptados, también me gustaría oir algo de aquellos que no quieren ni oir hablar de sus padres biológicos. Conozco a un adoptado que llama “madre” a quien es estrictamente hablando su tía. Pero no es su tía: es su madre. Indiscutiblemente, porque él así lo siente y así lo define. Otro adoptado no tiene ningún interés en encontrar a su familia biológica porque entiende que como persona, tiene muy poco que ver con ella y a nivel vital, no le interesa saber de dónde salió (no como a Nerón).

Nuevas formas de familia (visibles) requerrirían nuevas acepciones de palabras (como “matrimonio”, o “familia”) que según la siempre tradicional RAE tienen otra acepción.

Además el punto de vista de estas personas opuestas a la adopción me parece que cae en la falacia, es todo muy teórico pero ¿qué cambios proponen en realidad? ¿cuál es la alternativa? ¿cuántos hijos no adoptados desearían haber crecido con otra familia, pero no tienen un sistema al que culpar? Todo esto se lo acabo de preguntar, ahora me toca esperar la respuesta.

Entiendo que la adopción se basa en una realidad muy cruel y dura, pero ¿es por ello culpable de algo? Shakespeare decía que los lirios, al marchitarse, huelen mucho peor que la maleza. Romper el lazo maternal es terrible, pero no es la adopción (en sí, como concepto) la que lo rompe.

Otra gran amiga ha llamado siempre a su madre por su nombre, ni “mamá” ni “mami” ni mama”. Y lo sigue haciendo, aun cuando se ha mudado con ella porque tras un infarto cerebral necesita cuidados 24h. Siguen llamándose por el nombre como lo han hecho toda la vida, porque citando otra vez a Shakespeare.

“Lo que llamamos rosa olería tan sabroso con cualquier otro apelativo; lo mismo que Romeo, si Romeo no se llamara, retendría la cara perfección que posee.”

¿Es demagogia citar a Martin Luther King?

Estándar

Me permito traducir partes del último discurso de Martin Luther King. La traducción es mía, así que los errores también. Cabe tomar nota de que no es una traducción literal y que más bien ha sido apresurada. Puntualizacions de género, como que MLK se refería a “the Men…” constantemente o “America” refiriéndose a los EE. UU, has sido respetadas por considerarse estilísticas. Añado en azul explicaciones históricas o el equivalente en este momento, para justificar la candencia de un discurso que nunca quedará obsoleto. Sencillamente es cambiar el “blanco y negro” por el “arriba y abajo”, pero como muy bien anotó Marcus Garvey, el sistema de opresión es siempre el mismo. En algunos casos enlazo con vídeos de Youtube para los que no conocen en profundidad el tema y porque todos reconoceremos en estos vídeos, las imágenes que proyecta el telediario… HOY, cincuenta años después.

Este discurso conocido como “I have been to the Mountaintop”, tuvo lugar el 3 de Abril de 1968. Martin Luther King fue tristemente asesinado al día siguiente. Es inevitable el preguntarse qué hubiera pasado si Martin Luther King no hubiera muerto ¿viviríamos en un mundo diferente?

Martin Luther King “He estado en lo alto de la montaña”

(Martin plantea qué haría si Diós le dejase elegir una era en la que vivir)

Aunque suene extraño, me giraría hacia el Todopoderoso y le contestaría “Si me dejases vivir algunos años en la segunda mitad del siglo veinte, sería feliz”. 

Ya sé que suena extraño porque el mundo está hecho un asco. El país está enfermo. Los problemas salen por todos los sitios; confusión por todos los rincones. Podría ser una petición extraña. Pero de alguna forma sé que sólo cuando está suficientemente oscuro se pueden ver las estrellas. Y veo cómo Diós va trabajando en este período del siglo veinte de forma que los hombres, de alguna manera extraña, están respondiendo. 

Algo está pasando en el mundo. Masas de gente se están despertando  y donde quiera que se junten hoy, sea en Johannesburgo, Sudáfrica; Nairobi, Kenya, Accra, Ghana; Nueva York; Atlanta, Georgia; Jackson, Mississippi; o Memphis, Tenessee –el clamor es siempre el mismo: “Queremos ser libres”.

Y otro motivo por el que me alegra vivir este período es que nos han forzado a punta de cañón a superar los problemas que los hombres han estado intentando superar durante toda nuestra historia, pero la necesidad no les forzó a hacerlo. La supervivencia requiere ahora que lo solucionemos.  Los hombres, durante años, han hablado de guerra y paz. Pero ahora ya no pueden hablar de ello, ya no es una elección entre violencia o no violencia en este mundo; es no-violencia o no-existencia. Ahí es donde nos encontramos hoy.

También en la revolución de los derechos humanos, si algo no se hace, y se hace rápido para sacar a la gente de color de sus años de pobreza, todos esos años de dolor y desatención, el mundo estará condenado al fracaso. Ahora mismo estoy muy feliz de que el Señor me haya permitido vivir este período que se avecina. Y estoy feliz de que me haya permitido estar en Memphis.

No nos involucramos en manifestaciones negativas, ni en discusiones con nadie. Decimos que seguimos determinados a ser hombres. Determinados a ser Personas. Estamos diciendo — Estamos diciendo que todos somos hijos del Señor. Que somos hijos de Diós, no tenemos porqué vivir como nos obligan a vivir.

¿Qué significa esto en este período de la historia? Significa que tenemos que mantenernos juntos. Que tenemos que estar el uno al lado del otro y mantener la unión. Mira, quizás el Faraón quería mantener la esclavitud en Egipto, tenía una estrategia para ello: Mantenía a los esclavos enfrentados. Pero cuando se juntaron los esclavos, algo pasó en la corte del Faraón y ya no pudo mantenerlos esclavizados. Cuando los esclavos se unen, es el fin de la esclavitud. Vamos a mantener la unión.

En segundo lugar, repasemos los problemas. El problema es la injusticia. El problema es la negativa de Memphis de ser justo y honesto en lo que a su trato con los funcionarios se refiere, que en este caso son los empleados de la basura municipal. Bien, pues tenemos que llamar la atención sobre este tema. Es el problema de siempre con unos cuantos actos violentos ¿sabéis lo que pasó el otro día en la prensa? La prensa sólo habló de las ventanas que se rompieron. Leí los artículos, muy poco sobre los mil trescientos trabajadores que están en huelga y que Memphis no les está tratando justamente, y que el alcalde Loeb necesita urgentemente un médico. En eso no repararon.

Volveremos a manifestarnos, una y otra vez, hasta que se corrigan estos asuntos, y obligaremos a que todos vean que ahí hay mil trescientos hijos del Señor sufriendo, pasando hambre, pasando noches oscuras y lóbregas preguntándose cómo va a acabar todo esto.

No vamos a  dejar que ningún laberinto nos pare. Somos maestros en la protesta no violenta y en desarmar a la fuerzas policiales; no saben qué hacer. Los he observado con frecuencia. Recuerdo Birmingham, Alabama, cuando en nuestra majestuosa lucha, salíamos desde el número 16 de Baptist Church Street cada día (o del Lluís Vives), en cientos, y marchábamos. Y Bull Connor (o la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León) les decía que nos tirasen a los perros, y nos atacaron, pero nosotros seguimos hacia ellos cantando “No voy a dejar que nadie me pare”.

Bull Connor luego decía “Abrid las mangueras” y como os dije la otra noche, Bull Connor no sabía historia. Sabía de un tipo de ley física que de alguna forma no tiene que ver con la metafísica que nosotros sabíamos. Y eso es el hecho de que hay un tipo de fuego que ninguna manguera puede apagar. Y salimos al encuentro de las mangueras, conociéndolas. (…) No nos pudieron parar. Así que salimos al encuentro de los perros y los miramos y salimos al encuentro de las mangueras y las miramos, cantando “Sobre mi cabeza veo la libertad en el aire” (Over My head I see Freedom in the Air).

(…)
Y ahora hablemos sobre la orden judicial: Tenemos una orden judicial que vamos a llevar al juzgado mañana para por ser ilegal e inconstitucional. Lo que le pedimos a América es“Ateneros a lo que habéis dicho en papel”. Si viviese en China o incluso en Rusia o en otro país totalitario, podría entender algunas de estas ordenes judiciales. Quizás entonces podría entender la negación de los privilegiuos básicos de la Primera Enmienda (Prohíbe que la legislatura haga ley alguna con respecto a la adopción de una religión o haga ley alguna que prohíba la libertad de culto, de expresión, de prensa, de reunión, o de petición), porque ahí no se han comprometido a estos derechos. Pero en algún sitio he leído algo sobre la libertad de reunión. En algún sitio he leído sobre la libertad de expresión. En algún sitio he leído algo sobre la libertad de prensa. En algún sitio he leído algo sobre que la grandeza de América es el derecho a la protesta. Y así tal y como digo, no vamos a dejar que los perros ni las mangueras nos paren, no vamos a dejar que ninguna orden judicial nos detenga. Vamos a seguir.

Ahora, esto es otra cosa que tenemos que hacer: Siempre anclar nuestra acción directa al poder de la retirada económica. De acuerdo, somos pobres. Individualemente somos pobres si se nos compara con la sociedad blanca Americana. Somos pobres. Nunca olvidemos que colectivamente -eso quiere decir, todos juntos- somos más ticos que todas las naciones en el mundo con la excepción de nueve ¿Alguna vez lo habéis pensado así? Tras los EE. UU., Rusia, Gran Bretaña, Alemania Federal, Francia y podría nombrar otras, el hombre negro, colectivamente es más rico que la mayoría de paises del mundo. Tenemos unos ingresos anuales de más de treinta billones de dólares al año, que es más que todas las exportaciones de los EE. UU., más que el presupuesto nacional de Canadá ¿lo sabíais? Eso es poder, ahí mismo, si sabemos como utilizarlo. 

No tenemos que discutir con nadie. No necesitamos ir por ahí maldiciendo y actuando mal con nuestras palabras. No necesitamos ladrillos ni botellas. No necesitamos cócteles Molotov. Sólo necesitamos ir a estas tiendas, a estas compañías gigantes de nuestro país y decirles “Nos ha mandado Diós para decirle que no está tratando bien a us hijos. Y hemos venido a pedirle que haga de esto su primera prioridad en su agenda. ahora bien, si ustedes no están preparados para hacer esto, nosotros tenemos una agenda que debemos seguir. Y nuestra agenda dictamina que le retiremos nuestro apoyo económico”

Pero no sólo esto, tenemos que fortalecer las instituciones negras. Os animo a que saquéis vuestro dinero de los bancos principales y lo llevéis al Tri-State Bank (o a Triodos). Queremos una banca propia en Memphis (o una banca ética). Id a la asociación de ahorros y préstamos. No os pido nada que no podamos hacer desde la SCLC. El juez Hooks y otros os dirán que tenemos una cuenta ahí en la Asociación de ahorrros y préstamos de la SCLC. Os pedimos que nos sigáis en lo que hacemos, poned ahí vuestro dinero. Tenéis seis o siete compañías aseguradoras negras en la ciudad de Memphis. Llevad ahí vuestras pólizas. Esto son cosas prácticas que podemos hacer. Empecemos por construir una base para un poder económico mayor. Y al mismo tiempo, presionamos ahí donde duele. Os pido que nos sigáis.

Y dejadme decir, llegando a mi conclusión final, que tenemos que darnos a nosotros mismos el derecho a la lucha hasta el final. Nada sería más trágico que que paremos en este punto en Memphis. Tenemos que llevarlo hasta el final. Y cuando convoquemos una manifestación, necesitáis estar ahí. Si significa dejar el trabajo, o dejar la escuela — estad ahí. Preocuparos de vuestros hermanos. Puede que no estéis en huelga, pero o nos sublevamos todos juntos, o nos derrumbamos todos juntos.

Esa es la pregunta de esta noche. No “¿Si me paro de ayudar a los trabajadores de la basura municipal, qué pasará con mi trabajo?” No “¿Si me paro a ayudar a los trabajadores públicos, qué pasará con la shoras que normalmente paso en mi oficina cada día y cada semana como pastor?” La pregunta no es “¿Si me paro a ayudar a este hombre necesitado, qué me pasará a mí?”. La pregunta es “¿Si no me paro a ayudar a estos trabajadores de la basura municipal, qué le pasará a ellos?” Ésta es la pregunta. 

Levántemonos esta noche con una disposición incluso mayor. Vamos a salir con más determinación que nunca. Y avancemos por estos días impactantes, estos días con el reto de hacer de América lo que debería ser. Tenemos una oportunidad de hacer una mejor nación de América. Y quiero darle las gracias a Diós, una vez más, por permitirme estar aquí con vosotros.

Hace un par de años estaba en la ciudad de nueva York firmando mi primer libro. Y mientras estaba ahí se acercó una mujer negra que estaba loca. Lo único que le oí preguntarme fue “¿Eres Martin Luther King?” y mientras miraba al papel y firmaba le conteśté “Sí”. En ese instante sentí algo palpitar en mi pecho. Antes de que pudiese darme cuenta, esta mujer loca me había apuñalado. Me llevaron al Hospital de Harlem. Fue una lóbrega tarde de Sábado. Y esa cuchilla me había atravesado, según los rayos X, la punta de la cuchilla me había atravesado la aorta, la arteria principal. Una vez se perfora te ahogas en tu propia sangre – es tu final.

En el New York Times publicaron que con que tan solo hubiera estornudado, hubiese muerto. Bien, unos cuatro días después me permitieron, después de la operación (…) leer algunas cartas que me habían llegado. De todos los Estados, de todo el mundo, me llegaron cartas de apoyo. Leí unas cuantas, pero una de ellas nunca la olvidaré. Recibí correo del Presidente y del Vice-Presidente. He olvidado lo que decían en sus telegramas. Recibícarta y también la visita del Governador de Nueva York, pero he olvidado lo que decía. Pero hubo otra carta de una niña, una chica que estudiaba en el colegio para blancos de Plains High School. Y miré esa carta y nunca la olvidaré. Sencillamente decía

Querido Dr. King

Soy una alumna de noveno año de White Plains high School. Aunque no importe, me gustaría mencionar que soy blanca. He leído en los periódicos sobre su desgracia y sobre su sufrimiento. Y he leído que si hubiera estornudado, habría muerto. Y sencillamente le quería escribir para decirle que me alegro mucho de que no estornudase.

Y esta noche me gustaría decir que yo también estoy contento de no haber estornudado. Porque si hubiera estornudado, no habría estado aquí en 1960, cuando los estudiantes sureños comenzaron sus campañas en los comedores. Y supe que cuando se sentaban, estaban defendiendo lo mejor del sueño americano, y llevando a la nación de vuelta a esos días grandes de la democracia, que fueron establecidos por aquellos norteamericanos que sentaron las bases del gobierno de EEUU en la Declaración de Independencia y en la Constitución.

Si hubiera estornudado, no habría estado aquí en 1961, cuando decidimos coger el autobús para acabar con la segregación del transporte local. 

Si hubiera estornudado, no habría estado aquí en 1962, cuando los negros en Albany, Georgia, decidieron levantarse. Y cuando los hombres y mujeres deciden levantarse, van en su propia dirección, porque nadie puede sentarse sobre nosotros si estamos erguidos y no nos doblegamos.

Si hubiera estornudado, si hubiera estornudado no habría estado aquí en 1963, cuando los negros de Birmingham, Alabama, alzaron la conciencia de este país y consiguieron la creación de la Ley de los Derechos Civiles.

Si hubiera estornudado, no habría tenido la oportunidad ese año, en Agosto, de intentar explicarle a América que había tenido un sueño.

Si hubiese estornudado, no habría estado en Selma, Alabama, para ver ese gran movimiento cívico.

Si hubiera estornudado, no habría estado en Memphis para ver a una comundidad manifestándose por los hermanos y hermanas que sufren.

Estoy muy feliz de no haber estornudado.

Y ahora me dicen–. Ahora no me importa lo que me digan. No imprta lo que me pase. Dejé Atlanta esta mañana y cuando subíamos al avión éramos seis. El piloto dijo por megafonía “Sentimos el retraso pero tenemos al Dr. Martin Luther King a bordo. Y para asegurarnos de que revisamos todo el equipaje, para asegurarnos de que nada esté mal en el avión, hemos tenido que mirarlo todo cuidadosamente. Y hemos tenido el avión custodiado toda la noche”.

Y entonces llegué a Memphis. Y empezaron a hablar de las amenazas ¿Qué me pasaría si por algunos hermanos blancos fuese?

Bueno, ahora mismo no sabemos qué va a pasar. Tenemos unos días difíciles por delante. Pero a mí ya no me importa, porque he estado en lo alto de la montaña.

Y no me importa.

Como a todos, me gustaría vivir una larga vida. La longevidad tiene su sitio. Pero ahora mismo no me preocupa. Sólo quiero hacer la palabra de Diós. Me ha permitido subir a la montaña. Y he mirado desde ahí. Y he visto la Tierra Primetida. y puede que no llegue ahí con vosotros. Pero quiero que sepáis esta noche que nosotros, como colectivo, llegarmos a la tierra prometida.ç

Y esta noche estoy feliz.

No me preocupa nada.

Y nadie me da miedo.