Archivo de la categoría: Uncategorized

Resurrección de Calzascortas

Estándar
Resurrección de Calzascortas

Bueno, han sido muchos meses en off. Hoy es Jueves de Calza-Resurrección.

Cuando empecé este blog pretendía ser una crónica de nuestro proceso de adopción, estábamos recibiendo formación para ser familia educadora de menores en tutela estatal y a través de ellos pretendíamos adoptar.

Pero una tarde de primavera explotaron tantas cosas en el sofá al darnos cuenta de que nuestra casa ya no era hogar, que pensamos que lo mejor que podíamos hacer sería dinamitarla entera. Decidimos hacer limpieza vital y tirar a la basura todo lo que no nos gustaba de nuestras vidas, inevitablemente hubo daños colaterales y también tiramos otras cosas valiosas, para hacer espacio. Y es que a veces menos es más y la felicidad viaja ligera de equipaje.

O sin ser tan críptica: lo mandamos todo al garete menos lo que nos cupo en dos maletas y nos fuimos a vivir a México.

Pero eso no es todo. Unas semanas antes de irnos (habiendo perdido mi visa y mi billete por motivos burocráticos) sufrí una hemorragia tremenda. Dos UCIs y muchos goteros después me diagnosticaron embarazo de casi tres meses (pese a la hemorragia y pese a los anticonceptivos). Volar o no volar, esa era la cuestión.

Hoy Momo tiene los ojos grises y nacionalidad Mexicana. Y hoy empieza, oficialmente, el segundo embarazo de Elefante. Hemos decidido tramitar la residencia permanente que nos permitiría volver a empezar por segunda vez el proceso de adopción, esta vez desde México Lindo y Querido.

Bienvenidos a nuestro segundo embarazo de paquidermo.

Pd. La imagen es de Momo.

20140501-092614.jpg

Anuncios

La Marcha de Las Zorras

Estándar

Slut Walk London. Porque ya hemos tenido suficiente.

Parece que le público sigue sin entender que la Slut Walk no somos un grupo de feministas cachondas andando por las calles de la ciudad en sujetador y con eslóganes del tipo “Es mi cuerpo y hago lo que quiero con él”. No señor, es mucho más que eso. No seré yo la que diga que en estas fechas las mujeres de la mayoría de países desarrollados tenemos el control de nuestra sexualidad y que podemos hacer lo que queramos con nuestro cuerpo sin que se nos juzgue por ello, pero sí que es cierto que no tenemos que afrontar condenas penales por nuestros actos sexuales.

“Las supervivientes ya han pasado suficiente”

 

Pero la Slut Walk, o la Marcha de las Zorras no tiene nada que ver con esto. La Slut Walk reivindica el derecho de ser sin ser juzgada ni castigada. Veamos ¡¡dentro perspectiva histórica!! La Slut Walk nace en Toronto en 2011, cuando después d eun juicio por violación en comandante jefe de policía de Toronto, también conocido como Michael Sanguinetti, sugiere en la televisión nacional que por su propia seguridad, las mujeres deberían evitar vestirse como unas zorras (se podría ir de copas -o de putas- con Jose-Manuel-Castelao-las-leyes-son-como-las-mujeres, que en Iberia no tenemos el monopolio de la bazofia). De ahí el atuendo de las manifestantes en eventos posteriores y de ahí la recurrencia de eslogans como “mi vestido no es una invitación”. Parece evidente ¿a que sí? Pues no lo es. Un estudio de la OMS sobre la salud de la mujer y la violencia doméstica contra la mujer, se observó que en las mujeres de 15 a 49 años:

 

 

 

 

  • entre un 15% en Japón y un 70% en Etiopía y Perú referían haber sufrido violencia física o sexual perpetrada por su pareja;
  • entre un 0,3% y un 11,5% referían haber sufrido violencia sexual perpetrada por alguien que no era su pareja;
  • muchas mujeres refirieron que su primera experiencia sexual había sido forzada (24% en el Perú rural, 28% en Tanzanía, 30% en el Bangladesh rural, y 40% en Sudáfrica).

Y ahora decimos: Nooo… pero es España estamos mucho mejor. Vale, miremos los datos del Ministerio de Interior, que evidentemente van a estar maquillados, pero menos da una piedra:

Los últimos datos a los que he podido acceder son los del 2007, con un total de denuncias por violación  de 6.845 anuales, sin incluir Girona, Lleida ni el País Vasco. Lógicamente son los valores de las denuncias presentadas ante los cuerpos de seguridad del estado, la estimación es que sólo una de cada diez violaciones se denuncia. O sea, 68.450 violaciones en 2007 en un país de 47.190.493 habitantes. No está nada mal y todo eso en un año, oiga.

Soy una persona, no un sandwich.

Cuando era adolescente, asaltaron a una conocida… bueno asaltaron a varias. Pero en una ocasión se fue a juicio y la defensa pidió que constase como atenuante la vestimenta de la víctima y se le concedió. Por cierto yo, con cinco años menos y dos tallas más de sujetador cualquier sábado vestía más zorrón que ella.

La mayoría de abusos sexuales (en mujeres adultas) vienen de la pareja, o se auto-culpan por haberse expuesto a una situación arriesgada. Pero el problema nunca debería ser ese; vivimos en una cultura que enseña qué hacer (o qué no hacer) para que no nos violen, pero no educa para no violar. Este es el problema principal, que por muy borracha que esté, muy corta que sea mi falda y muy en tu casa que me meta… no sigue significando no. Exactamente igual que sí significa sí.

La mayoría de denuncias por violación no se investigan. La política policial es muy propensa a archivar casos y no molestarse por investigar. En cuanto tienen la menor sospecha de que entraste a su casa por tu propio pie, a que habías estado flirteando con anterioridad, que habías tenido relaciones antes, que eres de cascos ligeros (o como decía una exporfesora mía “es de poca moral” -¿perdona? poca moral de cuál de la tuya o de la mía? Porque la mía dice que si pesa más que un pollo…-), que habías bebido…por no entrar en si eres inmigrante, negra o puta… en todo caso, entonces no eres una señorita decente y lo que te pasa es porque te lo has buscado. Es decir, se protege el patriarcado y la figura tradicional de la madre, esposa e hija. Y la zorra no existe. Ya toca sacar a la zorra del armario, y hacerlo con orgullo.

 

No nos digáis cómo vestir. Decidles a los hombres que no nos violen.

Dejo un par de testimonios del Slut Walk London para ver si tomamos un poquito de conciencia de que las zorras también tenemos derecho a decir que no.

“Marcho porque mi cuerpo es mío y puedo ponerme lo que quiera.  Marcho por las chicas que viven en relaciones abusivas y que nunca lo denunciarán ni lo llamarán violación. Marcho porque mi padre hace años que no me habla porque soy una “puta” y una “esclava del sexo”. Marcho por todos los ignorantes que nos culpan a las mujeres por las acciones crueles de los hombres. Ya nos echamos la culpa nosotras solas, de todas formas. Nos juzgamos, reprobamos y nos herimos a nosotras mismas. Marcho porque la vicedirectora me dijo que “no empezase algo que no pudiese acabar” (…) Marcho porque no lo cambiaron de clase, me cambiaron a mí, reforzando la idea de que era yo quién tenía la culpa y que era una mentirosa. Marcho por todas las mujeres cuyos casos se dejan debajo de la alfombra gracias a personas que están en posiciones de poder, que se supone que nos deberían de ayudar”

“Quiero marchar porque me han seguido unos hombres por la calle insistiendo en que lo que necesito es un buen pollazo. Marcho porque mis padres me dicen que si visto como una zorra, lo estoy pidiendo a gritos. Quiero marchar porque creo que soy la única persona que tiene derecho sobre mi cuerpo. Quiero marchar porque tengo amigos que restauran mi fe en el género masculino, pero que no entienden que tengo que pensar en la violación de forma diaria. Quiero marchar contra cada tipo que piensa que agarrarle el culo a las chicas a la salida del club es de algún modo, aceptable. Quiero marchar por las víctimas masculinas que sufren en silencio. Quiero marchar por cada vez que me ha aterrorizado la idea de que me violasen. Quiero marchar porque estoy contenta de no haber tenido una experiencia peor que las que he tenido. Quiero marchar por si algún día la tengo.”  nos herimos nosotras solas. Marcho porque la subdirectora de mi colegio católico me dijo que “no empezase lo que no podía acabar” (…) Marcho porque a él no le cambiaron de clase, me cambiaron a mí, aunque fuese más inteligente que él, reforzando la idea en los otros de que era culpa mía y de que soy una mentirosa.”

“Porque a mis 57 años estoy espantada de que no haya cambiado nada en 40 años en lo que concierne a la voluntad de nuestra sociedad para proteger a las mujeres de agresiones sexuales. Desde los 15 hasta los 17 años estaba con un novio que me obligaba a tener sexo con él y me humillaba llamándome zorra. Me sentía incapaz de hacer nada porque yo había tenído relaciones consentidas con él con anterioridad y supongo que creía que eso convertía en una zorra. A lo largo de los años he oído muchas historias de mujeres sobre sus experiencias de violaciones y asaltos sexuales. Oir estas historias me ha ayudado a darme cuenta de que no estoy sola en esto. También me ha enfurecido que haya una minoría de hombres depredadores que se esten saliendo con la suya, abusando de mujeres, porque nuestra sociedad sigue anclada en sus complejos sobre el sexo y en particular sobre la sexualidad femenina. También me preocupa que de las historias que he oído de otras mujeres, ni una sola lo haya denunciado a la policía. Iré a la manifestación para mostrar mi apoyo a estas mujeres jóvenes, bellas y valientes que han organizado el evento y que tienen el valor de hablar de esto. Lo hago por la persona que era a los 17 años, porque no pude hacerlo entonces.”

No tenemos libertad para elegir si hacemos o no sacrificios.

Estándar

¿Mande?

No, Mariano, no te equivoques… Libertad tenéis. Porque la libertad no es un ideal, es una actitud. No tenemos capacidad de decisión nosotros, pero vosotros sí que la tenéis. Porque aquí cada vez hay un nosotros y un vosotros más marcado.

Nosotros, los de “clase media”, “clase trabajadora” y la “subclase”. Y vosotros los que manejáis el dinero y que tenéis como obligacion el gobernar por nosotros. Son dos clases diferentes.

En un lado unos centenares de chupatintas (nótese que me modero porque es hablar de chupar y me pierdo)  que se embolsan nuestro dinero sin vergüenza alguna.

Por otro lado, los mineros, los estudiantes, los indignados, los Iaioflautas, los antisistema, gays, estudiantes, lesbianas, feministas, rojos, exvotantes del PP y gente sin esperanza en la política en general. Esta clase cada vez va aumentando más: funcionarios que típicamente han sido leales al estado, la clase acomodada venida a menos… la base de la pirámide es cada vez más grande y la gente está cada vez más desesperada. Ya veremos qué pasa con la policía y el ejército…

Tengo una teoría sobre esto… lo habéis visto funcionar en los Estados Unidos y habéis pensado que aquí funcionaría igual. Allí han acabado con la mobilidad social y empobrecido a la mayoría de la población que por no poder, no puede ni ir al médico si se rompe el brazo ¿y el dinero que le correspondería ante una división equitativa? Está en el otro bando.

Lo habéis probado con África antes. Préstamos del FMI que sabíais que no iban a poder pagar, obligándoles a privatizar sus servicios nacionales, dejando a millones en la más absoluta probreza y sin ninguna esperanza de poder salir, ya que no pueden crear empresas porque los mercados no les dan esa confianza como para invertir. Y sí, en ambos casos fueron los bancos, es cuestión de trazar un triángulo con los bancos, dar el dinero a unos y endeudar más al otro bando, que a su vez “no tiene libertad para elegir si lo hace o no lo hace”.

Pero vosotros sí tenéis esa libertad, Mariano, la de poder ir con la cabeza relativamente alta por la vida, porque a ti también te llegará el día y te recuerdo que tienes hijas y familia… y la capacidad de irte a vivir a Barbados.

Se os olvidó estudiar historia, majos.

España no es Estados Unidos. Tenemos la memoria de la guerra civil demasiado reciente, no nos da miedo la palabra “terrorista”, “antisistema” ni “comunista” incluso tenemos un partido “socialista”. Y no somos Malí… no llevamos a nuestras espaldas años de colonización porque nosotros hemos sido los colonos, no los esclavos. Y ello conlleva que recordemos lo que pasaron nuestros abuelos por defender sus ideales y lo que conlleva una rebelión y una postguerra. Se teme y ama por igual… una especie de relación amor-odio nos une con lo bélico, haciéndonos conscientes de que la más injusta de las paces es más justa que la más justa de las guerras.

Con lo que sí que luchamos es con la capacidad de estar unidos. España (y no uso este término mucho) es un país que lucha con una división interna exagerada. Seguimos con los fachas y los rojos y seguimos insultándonos mutuamente… Igual que Eminem consiguió unir a asociaciones de homosexuales y a la Iglesia católica (en su contra) parece que Rajoy va a superar el problema de la España dividida por derecha e izquierda para virar hacia una España dividida de arriba (pocos) a abajo
Y cuando una ve a las fuerzas del estado cargando contra los mineros a su llegada a Madrid, mientras que por contraste se les ha tomado como un icono idealizado de esta lucha, arropados por su pueblo, con sus mujeres organizando el movimiento… Y ese mismo día tienen la poca vergüenza de decir que el gobierno “ya no puede elegir lo que hace”… veréis… si no tenéis poder de decisión igual toca que os vayáis y hagáis sitio a quién sí lo tenga… y si no os váis, habrá que tiraros.

Ya hay lucha.

¿Cuándo empieza una guerra?

pd: disculpas por hablar de política, cosa que me había propuesto no hacer… hoy he llegado a mi límite.

Ponerse en su piel.

Estándar

Hace unos días publicaba una campaña iniciada por Faru (o más bien por su padre) sobre la denominación de las “tiritas color piel”. Bien, esto nos llevó a unas cuantas a plantearnos qué se escondía más allá de los preceptos del todopoderoso márketing. Algunas personas parecían demasiado ofendidas con la idea de llamarlas “tiritas beige”, “tiritas marrón claro”, o cualquier otra denominación. Curiosamente muchos empezaban diciendo “A mí me da igual, pero…”. Bueno, mi obligación es dudarlo porque si realmente les diera igual ni leerían el artículo ni se molestarían en dar su opinión ¿no?.

Así que empecé a obsesionarme con el tema de las tiritas. Y decidí ir a comprobar por mí misma qué encontraría en una droguería si fuese negra. Me armé con mi teléfono (sí, sí, el sueño de la Reflex todavía queda lejano) y decidí salir a ver qué me encontraba.

Vivo en una ciudad de unos 80.000 habitantes. A groso modo, un 30% de ellos son de color oscuro y ello abarca Asia (India, Pakistan, etc), África y el Caribe.  Con esto en mente, pensaba que el nivel de “adaptación cultural” de nuestras parafarmacias sería más alto.

Entré en cuatro parafarmacias afranquiciadas con las principales cadenas (Boots y Superdrug), con lo que pretendía ver cuál es la realidad más extendida.

RESULTADO:

BOOTS:

Tiritas: Elección muy diplomática. Tiritas azules (para cátering), transparentes y las tradicionales. Además, para niños las hay de Cars, de Princesas Disney y de Bob Esponja. El tono de marrón no es particularmente claro… no sé si es relevante pero por lo menos no se decantan por nadie en particular.

Otros porductos infantiles. Encontramos unos suavizantes en espray de la marca “Dark and Lovely” que e sun línea de cosméticos para gente de color. Pero si nos salimos del estante de esta marca, todos los niños y dibujos representados son blancos.

Otros productos: Además de la ya mencionada “Dark and Lovely”, el resto de productos presentan modelos caucásicas. Sólo encuentro una foto de una modelo de color en la sección de maquillajes. En total, hay como unas 52 fotos de modelos en esta sección. Ninguna entre las modelos de medias.

Otros detalles. Ya con fijación sobre esto y pensando que si fuese de color me sentiría mal no pudiendo mostrarles a mis hijos que son parte de la realidad comercial, decido buscar modelos “de otros colores” por toda la tienda. Quien no haya estado en Boots no sabrá que estas tiendas son gigantes. Encuentro un producto con gente de color ¿preparadas? Los antipiojosy junto al niño/a de color aparece uno caucásico con la cabeza pegada. Creo que se explican solos.

SUPERDRUG:

Tiritas: Misma situación que en Boots.

La representación de minorías en Superdrug viene a ser peligrosamente parecida. Únicamente encuentro a un niño/a en los paquetes de Pampers. Decido no desistir, calculo que el droguería deben de haber unas 800 mujeres representadas en todos los productos (los tintes sólo serían unos 200, pues cada tono tiene una modelo), pues encuentro una (en la parte de atrás de un artículo), para mi sorpresa el artículo es un avivador del rizo. No creo que el producto sea tremendamente popular entre la gente de color. A parte de esto, no encuentro NINGUNA foto de ningun(a) modelo de color. CERO. Es decir, hay más fotos de ojos violetas (2) que de gente de color. Por cierto, de las otras 799 modelos, un 80% tiene un tono de piel que no se corresponde con su raza, e que irónicamente están oscurecidas por Photoshop a límites malsanos.

Respecto a productos específicos, hay como una minisección de productos de coco y aceite de Argán que son los que normalmente tengo entendido que se utilizan. Pero sin fotos.

CONCLUSIÓN: Me preguntaba, mientras hacía esta inspección en que si yo fuese una e tantas adolescente de color, no sabría que maquillaje elegir, ni qué medias. Claro, unas medias de tono X no quedan del mismo color con una pierna blanca como la mía que en una pierna negra, no es ciencia nuclear. Pero ¿por qué tienen que aprender cómo me queda a mí un producto?¿No hay ninguna ocasión en la que pueda ser al revés?¿Sería yo capaz, a mi edad, de reconocer qué tono de maquillaje o qué tono de medias lleva una persona de color? No, no lo soy. Aprendí de adolescente que a las mujeres nos han hecho sentirnos representadas por hombres durante muchos años, los personajes de la tele, de los libros, han sido primordialmente masculinos y nuestra imaginación ha volado con ellos, hemos aprendido a sentirnos identificadas con “el otro”. Sin embargo los hombres no aceptan sentirse identificados con personajes femeninos, quizás con la excepción de la Gran Pippi… Y creo que estamos haciendo lo mismo con la gente de color. Aceptamos que compren “nuestros” productos pero nos negamos a comprar “los suyos”, como muestra de nuestra supuesta “superioridad”. Es decir, si Maybelline empezase a utilizar sólo modelos de color, asumiríamos que no son productos para nosotros. Como hacemos con la carne Al Halal o con las típicas tiendas “de immigrantes” de las que personalmente abuso y que me parecen la quitaesencia del interculturalismo.

MORALEJA:

Hay varias formas de tirar a la gente de casa, no hace falta negarles la entrada ni tampoco tirarlos cuando entren, basta con ser reacios a darles lo que quieren. Y eso es lo inexplicablemente, hacen las empresas, por miedo a alienar a sus “clientes habituales”.

Llámame Lola.

Estándar

La autora de este blog, defiende que la adopción es “una mentira, una institución que crea realidades familiares y personales falsas basadas en falacias legales”. Y mantienen que los hijos deberían mantener sus apellidos (al menos hasta que se case, ejem, ejem) y no llamar “mamá y papá” a quienes no lo son… biológicamente hablando.

http://thinking-mama.blogspot.com.es/2008/10/letter-from-adoptress.html

Personalmente, y admito que soy un rato freak, me resulta siempre divertido que se discuta sobre la semántica. Básicamente porque por lo que entiendo de filología, creo que la semántica no precede al uso, sino al revés, sino sería etimología pura. Es decir, el uso dicta la regla y por lo tanto dicta la semántica o el significado de las palabras. Por eso la azafatas ya no son cortesanas, porque surgió una situación nueva y adaptamos, reciclamos y creamos vocabulario constantemente. Quizás ya basta de hablar de madres adoptivas y madres biológicas como dos cosas diferentes. Como dijo el gran Spike Lee “No soy Afro-Americano, soy Americano sin prefijo”.

Por eso la discusión sobre qué es “una madre” me parece interesante. Igual que por un lado defendemos a las madres biológicas y las presentamos como una imagen positiva a los adoptados, también me gustaría oir algo de aquellos que no quieren ni oir hablar de sus padres biológicos. Conozco a un adoptado que llama “madre” a quien es estrictamente hablando su tía. Pero no es su tía: es su madre. Indiscutiblemente, porque él así lo siente y así lo define. Otro adoptado no tiene ningún interés en encontrar a su familia biológica porque entiende que como persona, tiene muy poco que ver con ella y a nivel vital, no le interesa saber de dónde salió (no como a Nerón).

Nuevas formas de familia (visibles) requerrirían nuevas acepciones de palabras (como “matrimonio”, o “familia”) que según la siempre tradicional RAE tienen otra acepción.

Además el punto de vista de estas personas opuestas a la adopción me parece que cae en la falacia, es todo muy teórico pero ¿qué cambios proponen en realidad? ¿cuál es la alternativa? ¿cuántos hijos no adoptados desearían haber crecido con otra familia, pero no tienen un sistema al que culpar? Todo esto se lo acabo de preguntar, ahora me toca esperar la respuesta.

Entiendo que la adopción se basa en una realidad muy cruel y dura, pero ¿es por ello culpable de algo? Shakespeare decía que los lirios, al marchitarse, huelen mucho peor que la maleza. Romper el lazo maternal es terrible, pero no es la adopción (en sí, como concepto) la que lo rompe.

Otra gran amiga ha llamado siempre a su madre por su nombre, ni “mamá” ni “mami” ni mama”. Y lo sigue haciendo, aun cuando se ha mudado con ella porque tras un infarto cerebral necesita cuidados 24h. Siguen llamándose por el nombre como lo han hecho toda la vida, porque citando otra vez a Shakespeare.

“Lo que llamamos rosa olería tan sabroso con cualquier otro apelativo; lo mismo que Romeo, si Romeo no se llamara, retendría la cara perfección que posee.”

Estándar

Alguien con quien me tomaría tantas cervezas que me tendrían que tirar del bar…

  • La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategiade la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
  •  Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado“problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación”…

Ver la entrada original 802 palabras más

Y yo tengo a Dolores.

Estándar
Y yo tengo a Dolores.

Quien tiene una amiga tiene un tesoro, dicen. Yo tengo una muy especial: Dolores.

Con Dolores tengo una relación amor-odio que roza la esquizofrenia. A mí, personalmente me cae bien, es inteligente, muy valiente y no le tiene miedo a nada ni a nadie. Por otro lado, Dolores suele no tener el mejor timing, por no mencionar que miente, dice lo que no debe y ofende con frecuencia.

Para Dolores no hay nada ni nadie más importante que yo. Siempre me defiende. Dolores es como mi ángel de la guarda, pero con un color más oscuro, más sádico, incluso. Dolores es una mezcla entre Robert DeNiro y Machete. Es indestructible.

Si estoy extenuada durmiendo y alguien me intenta despertar, Dolores sale en mi defensa. No acepta un no por respuesta: “Mira, enano de mierda ¿no ves que estoy durmiendo?¿no ves que necesito dormir? ¿tienes algún puto problema de oído o qué? Déjame en paz ya, coño“.

Si es por la noche y necesito divertirme, Dolores sabe exactamente qué decir para conseguir lo que quiere, insinúa, se mueve, miente… A veces Dolores dice lo que no digo durante el día y debería decir. A veces, Dolores no dice la verdad y miente “¿Sabes lo que hice ayer mientras no estabas en casa, cielo?”. A veces Dolores les dice a las personas lo que estas quieren oir… sólo por interés propio.

Dolores no es buena persona. Pero es mi Dolores. Nunca la he visto y sólo sé que existe por lo que me cuentan… y por algún motivo, la respeto. Ayer me demostró estar por encima de las circunstacias.

-¡¡¡M!!! ¡¡¡M!!! Ven, sácame de la ducha, que me esoy desmayando.

Así es, para mi el agua caliente es como la criptonita, me desmayo con facilidad. Por suerte M. estaba afeitándose en la pila.

-¡¡¡M!!!, ¡¡¡M!! ¡¡¡M que no veo, no veo nada!!

Gracias a M que vino y me sacó de la ducha, porque durante unos segundos perdí la visión. Lo siguiente que sé es que me desperté en el suelo mientras M. me decía “Aquí, aquí, no te duermas, mírame” y lo pude mirar y lo pude ver.

Pero la historia no acaba ahí porque Dolores NUNCA habría dejado que me hiciese daño.

-¡¡¡M!!!, ¡¡¡M!! ¡¡¡M que no veo, no veo nada!!

-No te preocupes, te saco, despacio, sal… M. me guía, no veo nada, me agarro a él temblando, me flojean las piernas y pierdo la conciencia.

-No pasa nada, M. es un bajón de tensión. Me tienes que decir dónde está el escalón, que no lo veo. Llévame despacio que puedo llegar a tumbarme aquí sin caerme. 
-Siéntate, siéntate.
-Estírame las piernas, que no las puedo mover. M. me tumba en posición de recuperación.
-Gracias… adiós.
-Aquí, aquí, no te duermas, mírame
-Ei, ya está, ya está… ya vuelvo a ver… estoy bien, estoy bien…
Gracias a Dolores jamás pierdo la conciencia, aun cuando la pierdo.

Estándar

kafala

La Haeria es un orfanato situado en Tetuán, Marruecos. Doce niños huefanos reflexionan sobre su vida dentro del centro y sobre la inmigración ilegal a través del recuerdo de su profesora de gimnasia Rehimo que se marchó en el 2002. Cortometraje realizado dentro del proyecto “La Europa que educa” para la Presidencia de España en la UE 2010.

_________________________________________

Ver la entrada original