Ya tenemos nuestra propia Trabajadora Social.

Estándar

Bueno, bueno, seguimos con el embarazo de la elefanta.

Ayer llamé a Servicios Sociales.

“Hola, mira es que mandé el formulario para adoptar a principios de Marzo y eeermm… no he vuelto a oir nada y eeermmmmm… como he estado de vacaciones mucho tiempo, pues igual me habéis intentado contactar y no estaba ¿sabes?” O igual es que os llamo para ver si corre sangre por vuestras venas.

-“Ah ha. Nombre y apellidos por favor.”

-“XX y XY”

-“Vale, pues sí, lo hemos recibido, lo veo en el sistema, no hay ningún problema, pero es que no os hemos asignado una trabajadora social todavía. “Nos hemos estado tocando la panza cuatro semanas, mirando la pila de papel crecer y nos dá una perrería meterle mano…

-“Claro, claro, o sea, que se ha revisado y todo eso pero de momento no tenemos trabajadora social… claro, con las vacaciones y todo no ha dado tiempo…” Un mes, tía, un mes para decir “este para ti, este para mí.

-“Mira, espera un segundo, le paso esto a la jefa, que te asigne a la trabajadora social de tu área y te llamo esta tarde.” La verdad es que lo podríamos hacer en un pedo si nos pusiéramos.

-“Vale, muchas gracias”. Vaya tela, que os tengamos que meter prisas. 

Dos días más tarde vuelvo a llamar.

-“Hola, mira es que os llamé hace un par de días, porque me había ido de vacaciones y para saber si me habíais intentado contactar, me dijistéis que me llamaríais, pero no sé si tendréis mi número de móvil”

“Nombre y apellidos, por favor”

“XX y XY”

“Sí, tenemos un móvil es 07XXX XX XX XX. ¿Es correcto?”

“Sí es correcto… sí.” Cerdas, pues ya podíais haber llamado.

“Pues ahora mismo ya tienes trabajadora social, esta semana se pondrá en contacto contigo, si no danos un toque la semana que viene.”

“Ah, muy bien, muchas gracias.” Total, sólo tenemos que quedar un día para la entrevista. No más. Una conversación que costaría 3 minutos. Pero vale, ya esos tres minutos para la semana que viene.

O sea, que nuestro expediente ya ha dado un salto de la mesa de despacho del correo recibido a la mesa de despacho de una trabajadora social. Me gustaría celebrarlo, pero me resulta un poco decepcionante.

Anuncios

Acerca de calzascortas

Una persona más de la generación X, Y, Z, perdida o como lo quieras llamar. De esos que nacimos en los 80 y parece que no cabemos en ningún sitio. Frívola, olvidadiza, un poco cabrona y sobre todo pluriocupada e infraremunerada, al menos económicamente, porque de otras cosas tengo más que de sobra para ser feliz.

Deja tu huella... que sepa que me has visitado

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s